Carta enviada por el Embajador de Cuba en Austria Juan Antonio Fernández Palacios a la redacción del periódico austriaco Die Presse

Viena, 26 de abril del 2018.

Estimado Director de Die Presse:
Por la responsabilidad que me atañe, acostumbre a leer casi todo lo que se publica en Austria en relación con Cuba. Suelo digerir con mayor o menor gusto las cosas que leo y pocas veces escribo a algún periódico. Hoy lo hago por la sensación de verdadera repugnancia que me ha dejado el artículo Raúl Castro, el tiranosaurio Rex cubano, del periodista Thomas Vieregge, publicado por Die Presse, el pasado 17 de abril.
Como ciudadano, revolucionario y diplomático de carrera, concuerdo que la libertad de expresión y de prensa resultan derechos fundamentales a ser ejercidos en cualquier sistema democrático, pero las mismas no se pueden convertir en escudos que cobijen la blasfemia y la ofensa. La posibilidad de decir lo que se piensa desde una redacción estará siempre limitada por un derecho superior: el del honor, la decencia y, sobre todo, por el de la responsabilidad. No se puede pretender dirigir dardos tan envenenados de prejuicios, demagogia y mentiras contra un pueblo y su nación sin que se reciba la respuesta adecuada.
Podría llenar varias cuartillas con datos y hechos sobre lo que ha significado la Revolución Cubana en materia de salud, educación, seguridad social, alimentación, desarrollo cultural y humano, y sobre todo independencia, libertad y dignidad para los cubanos y cubanas. Pero creo no hace falta. Eso lo conoce bien el señor Vieregge aunque lo silencie y omita por sus prejuicios ideológicos.
Ningún proceso histórico, mucho más de carácter revolucionario y socialista, puede ser mantenido en el tiempo por capricho de nadie ni por el supuesto actuar “represivo” de alguna de sus instituciones. Requieren, por encima de todo, el apoyo y consenso del pueblo. Lograr el respaldo de una nación entera y preservarlo invariable durante casi 60 años no es cuestión de discursos o carismas. Si hoy en Cuba, hay Revolución Socialista, si nuestros líderes principales han sido Fidel y Raúl Castro, si tenemos un sistema democrático auténtico que se refrenda en nuestra Constitución, y si ahora existe un cambio generacional en la dirección del país que implica continuidad de nuestro proyecto político y social, se debe únicamente a la decisión y voluntad soberana del pueblo cubano, suficientemente libre, educado, heroico y culto como para saber definir su propio destino.
Cuba no es ese país que de modo grotesco reseña en su artículo señor Vieregge. La afirmación de que nada ha cambiado en Cuba en sesenta años es propia de alguien que, con toda intención ideológica, ha tenido el propósito de pisotear su propia ética profesional, echar al cesto de la basura el mandamiento sagrado de la objetividad que debe presidir la labor periodística y burlarse de los lectores, para arremeter contra un país que ha tenido que labrarse su propio camino durante más de medio siglo a base de sacrificio y dignidad frente al bloqueo económico más férreo y duradero de la historia impuesto por la primera potencia mundial que, entre otras cosas, impone límites a la libertad de comerciar y relacionarse en materia cultural, técnica y académica del pueblo cubano con otras naciones, incluyendo Europa. Y este hecho, tan obvio y ostensible, unánimemente rechazado cada año por la comunidad internacional, es ignorado de manera alevosa en este artículo.
Hace cinco años un millón de personas visitaba Cuba para conocer nuestra cultura e historia y la forma en que vivimos y, por supuesto, disfrutar de nuestras bondades. Este año serán más de cinco millones. Entre estos casi 30 mil austríacos. Tantas personas, en número creciente, no pueden estar equivocadas.
Predecir la proximidad del fin del socialismo en Cuba y trabajar en función de dicho propósito, ha sido la obsesión de doce administraciones norteamericanas, incluyendo la actual, y resultado el divertimento intelectual de algunos politólogos, tanques pensantes, y apostatas del mundo occidental. No tengo que hacer esfuerzos en demostrar el rotundo fracaso de estas premoniciones, y no me tiembla la mano en garantizar que el Sr. Vieregge correrá con la misma suerte.
Señor periodista y el diario que lo alberga:
Con Cuba no se metan. A Cuba se le respeta.
Atentamente,
Juan Antonio Fernández Palacios
Nota: Si la libertad de expresión lo permite en vuestro periódico ruego publique íntegramente esta misiva.
(Embacuba Austria / Cubaminrex)

Más de 50 mil jóvenes cubanos cerrarán desfile del Primero de Mayo en la Plaza de la Revolución

«Esta Revolución la conducirán adelante los jóvenes plenos de optimismo e inconmovible fe en la victoria», expresó el General de Ejército Raúl Castro Ruz, el 19 de diciembre de 2010, y son esas las credenciales con las cuales nuestra generación desfilará este Primero de Mayo,  como prueba de que la juventud sabrá corresponder a tan alto compromiso, dijo al diario Juventud Rebelde, Diosvany Acosta Abrahante, miembro del Buró Nacional de la UJC, Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Acosta destacó como principales motivaciones de este año el legado y el ejemplo de Fidel Castro, así como los aniversarios 165 del natalicio de José Martí, el 150 del inicio de las guerras por la independencia, el 90 del natalicio de Ernesto Che Guevara, el 65 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, y el 60 del triunfo de la Revolución.

De lo que sucederá en la Plaza de la Revolución José Martí de La Habana, el dirigente juvenil detalló que el bloque de cierre estará integrado por 50 mil estudiantes, así como jóvenes trabajadores y combatientes, quienes como los del resto del país se distinguirán por la alegría, el color, las iniciativas y la fuerza de sus mensajes.

Apuntó que según la composición, los primeros en marchar serán atletas de las escuelas de alto rendimiento, algunos de ellos preseleccionados para integrar la delegación cubana a los 23ros. Juegos Centroamericanos y del Caribe, con sede en Barranquilla, y también integrantes de los equipos de la Serie Especial de Béisbol que se desarrolla en estos momentos.

A ellos, dijo, les seguirán los miembros de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, que portarán una gigantografía del Apóstol que lleva la frase: Patria es humanidad. Luego continuarán los miembros de la Federación Estudiantil Universitaria, quienes llevarán imágenes gigantes de Fidel, Raúl y el Che, en demostración de continuidad segura.

Acosta destacó que a esta amplia representación le seguirán los jóvenes trabajadores y combatientes con un cartel que tiene el slogan Hacemos Cuba y fotos de jóvenes en los diferentes sectores. Para cerrar el bloque y el desfile con cientos de jóvenes, quienes llevarán, en perfiles, banderas cubanas, de la UJC y del 26 de Julio.

Fuente:

Radio Habana Cuba

Fecha:

25/04/2018

Distinguen las FAR labor de periodistas cubanos.

 

 

 

Por su sistemática y ejemplar divulgación de las tareas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) , en su constante realización en defensa de la Patria y la Revolución ,  el MINFAR  otorgó a nueve periodistas de la Radio , la Televisión y Prensa Escrita en el país la Distinción ¨ Destacado en la Prepararacion para la Defensa  ¨¨.

En la Brigada Aérea de la Guardia  ¨Playa Girón¨, ¨¨Orden Antonio Maceo ¨¨protagonistas en la primera derrota al imperialismo yanqui en América, se celebró el acto de reconocimiento en el cual el general de brigada Marcelo Pérez Pérez, segundo Jefe de la Dirección Política de las  FAR impuso la condecoración a los comunicadores.

Como parte del reconocimiento los  periodistas realizaron un recorrido por la Brigada  , donde su jefe el coronel Salvador Francisco Mengana  elogio  el papel  de la unidad fundada por el Comandante en Jefe Fidel castro  Ruz el 5 de  septiembre de 1959 , en Playa Girón , la Crisis de Octubre , la  limpia del Escambray , las  misiones internacionalistas y el enfrentamiento constantes a las  agresiones  de nuestro espacio aéreo.

En la visita al complejo de simuladores de la unidad los periodistas pudieron constatar la aplicación de los adelantos de la  ciencia y la técnica puesta al servicio de la formación de pilotos y técnicos en general.Precenciaron un ejercicio de Paracaidismo e intercambiaron con pilotos de los helicópteros y  aviones de combate.

Enseñarnos a sucederle con dignidad es el mayor legado de Fidel

Para los revolucionarios de hoy está el reto de mantener el legado de Fidel.
Para los revolucionarios de hoy está el reto de mantener el legado de Fidel. Foto: Vicente Brito

«Ellos están esperando un fenómeno natural y absolutamente lógico, que es el fallecimiento de alguien. En este caso me han hecho el considerable honor de pensar en mí. Será una confesión de lo que no han podido hacer durante mucho tiempo. Si yo fuera un vanidoso, podía estar orgulloso de que aquellos tipejos digan que tienen que esperar a que yo muera, y ese es el momento».

Así alertaba Fidel, aquel 17 de noviembre del 2005, en el histórico discurso pronunciado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, con motivo del aniversario 60 de su primer encuentro con el Alma Mater. Muchas veces había dirigido sus palabras a la juventud, pero quizá nunca antes abordó con detenimiento dos realidades que de forma inevitable tocaron el corazón de todo el pueblo. La primera: que por ley irrevocable de la vida algún día dejaría de existir físicamente; la segunda: «Este país puede autodestruirse por sí mismo; esta Revolución puede destruirse, los que no pueden destruirla hoy son ellos; nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra».

Tal vez, en los momentos históricos que vivimos hoy, y después de haber enfrentado el golpe irreversible de su partida, sea más comprensible el mensaje que en ese entonces nos legaba el Comandante. Sin embargo, en ese momento nos confrontó con una realidad que, afirmo sin temor a equívocos, llamó a la reflexión a todos los revolucionarios, incluso a los que, como yo, teníamos unos escasos 15 años. Fidel, indiscutiblemente, nos llamaba a la «continuidad».

No es que no lo hubiera hecho antes, pues desde los mismos inicios de la lucha en la Sierra Maestra y los primeros años de la Revolución en el poder, siempre dejó claro que el proceso social que se iniciaba no se limitaba a su persona, ni siquiera a la Generación del Centenario, sino a algo mucho más poderoso: el Pueblo. Pero ese día nos enfrentó a la posibilidad de que nuestro sistema social podía ser reversible, y no porque nuestros enemigos tuvieran las armas para lograrlo, sino únicamente en caso de que el compromiso real de los cubanos con esta obra pudiera desmoronarse.

Hoy, con un poco más de madurez política asumo otra lectura de sus palabras, y revisitando cada uno de los momentos cumbres de la historia revolucionaria que protagonizó, comprendo que aun bajo su tutela, que aun con su imprescindible acompañamiento, Fidel nos enseñó a caminar, y en cada uno de sus actos hubo siempre un principio pedagógico: brindarnos las herramientas, valores e incluso, la plataforma ideológica para entender que no podíamos prescindir de nadie en el camino de la construcción del socialismo, que debíamos sucederlo con la mayor de nuestra fortalezas: la unidad; y entender el proceso de edificación de la sociedad próspera y sostenible como un proceso que traspasa por mucho las fronteras del ámbito individual.

Fidel nunca será mármol entre nosotros, sino presencia para siempre repensar la Patria. Foto: Yeilén Delgado Calvo

Al estudiar sus discursos, al releer las frases que dirigió a las masas, no puede una dejar de asombrarse. Hay en ellas tanta visión futura, tan inimaginable entendimiento de los retos por venir que, como sucede con al Apóstol, podremos retomar el pensamiento fidelista ahora o dentro de cien años, y habrá en sus palabras siempre un mensaje atemperado al presente.

«Es alentador saber que miles y miles de jóvenes, y decenas de miles de jóvenes con una mentalidad revolucionaria, con una preparación cada vez más elevada, se incorporan a los trabajos del pueblo, se incorporan al esfuerzo del pueblo. Vemos cómo un pueblo nuevo va surgiendo de nuestra juventud. Y tenemos derecho a sentirnos confiados». (8 de noviembre 1961)

En fecha tan temprana como 1961, ya hablaba de confianza en la juventud, y al mirar ese día desde la distancia de 57 años, se hace evidente que esas nuevas generaciones con las que entonces hablaba fueron realmente dignas de su confianza y, como predijo, no fallaron jamás. Pero tampoco lo hicieron los hijos ni los nietos de aquella juventud enardecida, porque nuestro país logró algo quizá inédito, convertir a la Revolución en una herencia de familia, en una preciada posesión que se entrega junto al legado más genuino de los ancestros. Por eso los revolucionarios no mueren dejando un camino trunco, porque coexisten con su relevo, y lo educan en esos principios.

«…la Revolución ha hecho que el joven sea algo, y algo sumamente importante, en la sociedad, algo extraordinariamente apreciado en la sociedad. La Revolución ha hecho que los niños y jóvenes se conviertan casi en su razón de ser, ¡en su razón de ser!, porque son el objetivo de la Revolución, los continuadores de la Revolución». (4 de abril de 1972)

Fidel veía en la juventud el potencial de transformación. Foto: Archivo

Nunca albergó Fidel duda alguna de la capacidad de renovación del proceso social cubano. Estaba seguro de que los tiempos difíciles podrían confundir a muchos, y tampoco fue ciego respecto al hecho de que el acoso constante de nuestros enemigos llegaría a sembrar la semilla de la decepción y el descrédito en algunos de los hijos de la Revolución. Pero siempre tuvo confianza, porque sabía que el impacto de esta obra sin precedentes en la dignidad de la gente, en su valorización, en el espíritu de amor patrio, era mucho más poderoso que falacias infundadas, y así lo hizo saber en muchas ocasiones, como el 26 de julio de 1998.

«No se dejen confundir por nada, no se dejen engañar jamás por nadie. Esa es nuestra esperanza, y que este país jamás retroceda, que esta Revolución jamás retroceda, que toda la dignidad y la gloria que hemos construido no puedan destruirlas nunca».

Aquellas palabras, después de haber sobrevivido a los años más duros del periodo especial, de haber puesto a prueba como nunca antes desde 1959, la capacidad de resistencia del pueblo cubano, dirigidas una vez más a los jóvenes, no eran sino la reafirmación de que podíamos continuar, siempre continuar. Aun con los pronósticos en contra, aun con las aves de rapiña sobrevolando nuestras cabezas habíamos salido adelante. Años más tarde, en sus conversaciones con Ignacio Ramonet apuntaría:

«…desarrolle y eduque a una sociedad completa (…) y veremos entonces lo que da. Esos son los ocho millones que después del primer año de periodo especial suscribieron: “Soy socialista”».

Es posible que muchos aún se pregunten cómo lo logramos, y creo que fue por la mayor de las razones, estábamos conscientes de lo que íbamos a perder. La vívida experiencia de un pasado de humillación era fuerza más que suficiente para saber que la opción de rendirnos no formaba parte de nuestra estrategia de supervivencia entonces. Así fue como una vez más quedaron los buitres con cuchillo y tenedor en mano, sin poder saborear su ansiado manjar y equivocadamente, el 31 de julio del 2006 volvieron a sentarse a la mesa.

«No albergo la menor duda de que nuestro pueblo y nuestra Revolución lucharán hasta la última gota de sangre para defender estas y otras ideas y medidas que sean necesarias para salvaguardar este proceso histórico.

«El imperialismo jamás podrá aplastar a Cuba».

El pueblo cubano es fidelista por convicción. Foto: Anabel Díaz

Sería insensato negar el temor que nos invadió cuando escuchamos su proclama, el hondo sentimiento de preocupación y la inconmesurable prueba de lealtad a la que estábamos llamados. Pero los insulsos enemigos de la Patria confundieron, como tantas otras veces, el sentir de los cubanos. Temíamos por él, por su salud, por su vida, pero jamás ese temor tuvo como basamento ninguna debilidad en relación con nuestras convicciones, no hubo en ese instante ni el más mínimo asomo de flaqueza, ni estuvo cerca el pensamiento de que no podríamos seguir adelante.

Los años posteriores demostraron la capacidad de crecimiento de este pueblo, y de la mano de Raúl emprendimos un camino no exento de obstáculos, pero con sobrada voluntad para superarlos. Y Fidel encontró en sus reflexiones la manera de decirnos ¡aquí estoy, junto a ustedes siempre!
El sexto Congreso del Partido, la Primera Conferencia de esa organización guía para la sociedad cubana, el séptimo cónclave, llegaron para ratificar la necesidad de un imprescindible proceso de actualización de nuestro modelo económico, y para fortalecer el papel dirigente del Partido ante esa realidad.

Y llevamos a consulta popular la conceptualización de nuestro sistema, y el plan de desarrollo del país, y desde el obrero más humilde hasta el más excelso académico fueron escuchados en pos de una construcción colectiva de la sociedad.

En ese contexto nos sorprendió su despedida. Ese adiós para el que nunca estaríamos preparados y que nos caló en el cuerpo y el alma como solo la pérdida de un padre puede hacerlo. ¡Llegó el momento!, dijeron los esperanzados detractores de la Revolución y como de costumbre, volvieron a equivocarse. Pero eso, eso ya lo sabía Fidel.

«… la revolución no se basa en ideas caudillistas, ni en culto a la personalidad. No se concibe en el socialismo un caudillo, no se concibe tampoco un caudillo en una sociedad moderna, donde la gente haga las cosas únicamente porque tiene confianza ciega en el jefe o porque el jefe se lo pide. La Revolución se basa en principios. Y las ideas que nosotros defendemos son, hace ya tiempo, las ideas de todo el pueblo». (Cien horas con Fidel)
La Revolución continuaría porque para eso estábamos aquí sus herederos.

Desde entonces, cada vez que llega un momento trascendental de reafirmación revolucionaria no podemos evitar la expresión de: «es la primera vez sin la presencia física del Comandante», pero eso, lejos de desalentarnos, lo hemos convertido en poderosa motivación, en el homenaje sensible que le hacemos cada día. Y dimos la prueba más certera, la evidencia más completa de respaldo a los principios que aprendimos de él cuando, bajo el manto de la democracia y nuestra libre determinación como país, desarrollamos un exitoso proceso de elecciones generales, en el que ni la fuerza de la naturaleza pudo hacer mella.

Este 19 de abril, cuando quedó finalmente constituida la Asamblea Nacional del Poder Popular, y representados en valiosos compatriotas  millones de cubanos ocupando los escaños del Parlamento, hemos dado una lección al mundo, y una muy importante e imperecedera: solo los pueblos son dueños de su destino.

«No hay que medir las elecciones nuestras por los números de votos. Yo las mido por la profundidad de los sentimientos, por el calor, lo he estado viendo durante muchos años. Nunca vi los rostros más llenos de esperanza, con más orgullo». (Cien horas con Fidel)

Cuando la Generación del Centenario entrega las banderas del socialismo en las manos que tendrán el orgullo de mantenerlas en alto, se sostiene esa continuidad a la que Fidel dedicara gran parte de sus energías. Futuro incierto, jamás. Poblado de retos y nuevas batallas tal vez, pero siempre bajo la certidumbre de que solo el socialismo y la Revolución dan a este pueblo.

Elegimos un camino hace 150 años, y no ha nacido todavía ni lo hará, quien nos obligue a desviarnos de él. Queremos lograr como Fidel, como todos los que lo secundaron y ya no están, como podrán decir con orgullo quienes emprendieron la lucha junto a él y aún están aquí:

«…debemos emplear todas nuestras energías, todos nuestros esfuerzos, todo nuestro tiempo para poder decir en la voz de millones o de cientos o de miles de millones: ¡Vale la pena haber nacido!  ¡Vale la pena haber vivido!».

Fuentes: Cien horas con Fidel. Conversaciones con Ignacio Ramonet; Fidel habla a la Juventud;

Discurso pronunciado por Fidel en el Aula Magna de la Universidad de La Habana con motivo del Aniversario 60 de su entrada a esa casa de altos estudios; Proclama de Fidel al Pueblo de Cuba, 31 de julio del 2006.

#LaHabana Tormenta local severa afecta poblado habanero de Punta Braba.

Un tornado de brebe duración, pero intenso afecto a las 5 de la tarde de este domingo el poblado de Punta Brava y Kukine, en el municipio capitalino La Lisa.
Se reportaron serios daños en los techos de varias viviendas, en el servicio eléctrico y la caída de árboles, según declaraciones de José Felipe Interian Rodríguez, Presidente del Consejo de Defensa Municipal en el municipio La Lisa.
La integrante del Buro Político y Primer secretaria del Partido en la Habana Mercedes López Acea, junto a otras autoridades políticas y del Gobierno recorrieron las áreas afectadas donde pudieron apreciar los daños causados por el fenómeno meteorológico, donde no se reportaron lesionados ni perdidas humanas.
El Presidente del Consejo de Defensa Municipal de la Lisa José Felipe Interian Rodríguez preciso que ya se contabilizan las viviendas con pérdida total de cubierta para proceder a la ayuda a las familias afectadas.
Brigadas de la Organización Básica Eléctrica en la capital habían logrado restablecer el servicio eléctrico en algunas de las áreas afectadas.

TRABAJADORES EN LA HABANA REAFIRMAN RESPALDO INCONDICIONAL A LA REVOLUCION CUBANA .

Un multitudinario acto de respaldo incondicional a la Revolucion Cubana se efectuo en la Colina Lenin del municipio capitalino de Regla, en lo que fue la celebracion provincial por el Primero de Mayo en la capital el primero que se realiza en el pais y a su vez preludio de la fiesta de todos los trabajadores que se celebra en esa fecha.
Los integrantes del Buró Político del Comite Central del Partido Comunista de Cuba Mercedes López Acea, primera secretaria del Partido en la Habana , y Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), presidieron el acto, al que asistieron trabajadores de todos los 15 municipios capitalinos.
Luis Castanedo Smith, secretario general de la CTC en la provincia, tuvo a su cargo las palabras centrales, en las que ratificó el compromiso del pueblo capitalino con la Revolución, a pocas horas de la constitución de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular y la elección de la nueva presidencia del Consejo de Estado.

Raúl Castro: El Partido Comunista continuará apoyando al nuevo Presidente

Asamblea.
Foto: Irene Pérez

El General de Ejército comienza su discurso de clausura de esta sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba rememorando la victoria de Cuba durante la invasión mercenaria por Playa Girón. Ese momento revistió una gran importancia, en especial cuando Fidel declaró el carácter socialista de la Revolución, destacó.

También señaló lo oportuno de reconocer el trabajo desarrollado por las comisiones electorales y de candidaturas a todas las instancias, así como del conjunto de instituciones que colaboraron para el buen desempeño de las elecciones. Igualmente felicitó las elecciones de la Asamblea Nacional para el Consejo de Estado del país.

MIGUEL DÍAZ-CANEL

Acerca de Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, destacó su labor como ingeniero, y su trabajo como oficial de las FAR. Luego se le propuso como cuadro profesional de la Unión de Jóvenes Comunistas, desde donde ascendió paulatinamente hasta alcanzar su promoción como cuadro profesional del Partido.

Señaló que Díaz, durante el Periodo Especial y coincidiendo con la etapa más aguda, fue miembro del Comité Provincial del Partido en Villa Clara, donde estuvo nueve años. Luego pasó seis años en Holguín.

«El nació en Villa Clara, donde estuvo bastante, pues era un territorio que conocía bien; y fue después de eso que se le envió a una de las provincias grandes de oriente, Holguín, como hicimos con más de una docena de jóvenes, la mayoría de los cuales llegaron al Buró Político, pero no logramos materializar su preparación.  Fue el único sobreviviente, diría yo, exageradamente», cuenta Raúl.

Destacó también que es miembro del Comité Central desde 1991 y fue promovido al Buró Político hace 15 años. Cumplió misión en Nicaragua y se graduó del Colegio de Defensa Nacional. En 2009 se le nombró Ministro de Educación. Hace 5 años resultó elegido Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; y desde entonces «un grupo de miembros del Buró Político teníamos la sensación de que habíamos dado en el clavo», dijo en referencia a las aptitudes del Díaz para asumir el cargo actual, como base del cual destacó su trabajo como responsable en la esfera ideológica del Comité Central del Partido.

Hablando con el compañero Machado le decía que nosotros somos los que nos tenemos que criticar, porque no garantizamos mejor la preparación de esos compañeros para que ocuparan altos cargos en instancias del partido y el gobierno. Yo le decía que, con 15 años, [Díaz-Canel] pudo haber pasado a 3 años por 5 provincias del país, para que las conociera más profundamente. Entonces, hay que prestarle más atención a la preparación de los cuadros, señaló el General.

Inmediatamente Raúl señaló que la elección de Díaz-Canel ahora no es casualidad: «por su preparación es el mejor y sabemos que por su dedicación tendrá éxito absoluto en la tarea que le ha encomendado nuestro órgano supremo del Poder Popular».

El compañero Díaz-Canel no es un improvisado, a lo largo de los años ha demostrado capacidad de trabajo, solidez ideológica y compromiso hacia la Revolución. Su crecimiento no ha sido fruto de apresuramientos. Su caso no ha sido como otros, donde cometimos el error de acelerar el proceso, puntulizó.

Foto: Juvenal Balán

EL NUEVO CONSEJO DE ESTADO

Al referirse a la composición del Consejo de Estado recién electo, Raúl habló sobre Salvador Valdés Mesa, de quien destacó la intensa trayectoria de servicio a la Revolución y como el triunfo de 1959 lo sorprendió trabajando en una granja agrícola. Formó parte de los jóvenes que participaron en la constitución de la Unión de Jóvenes Comunistas, de la cual llegó a ser Secretario General; y participó en la construcción del Partido Unido de la Revolución Socialista en varias zonas de Camagüey.

En 1995 fue designado Ministro de Trabajo y Seguridad Social. Ascendió paulatinamente hasta convertirse en Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba, donde estuvo hasta 2013, cuando fue elegido Vicepresidente del Consejo de Estado. Es miembro del Comité Central desde 1991 y de su Buró Político hace 10 años.

Sobre Machado, a quien lo unen más de 60 años de lucha revolucionaria, solo dijo que constituye un ejemplo de modestia y entrega sin límites al trabajo. «Aunque es un poco cascarrabias como conocen muchos de ustedes», dijo entre sonrisas y agregó que «en lo adelante concentrará sus esfuerzos como Segundo Secretario del Comité Central».

Mención aparte mereció Mercedes López Acea, quien después de una encomiable labor de 8 años, como miembro del Buró Político y al frente del PCC en La Habana, anunció que pasaría próximamente a ocupar nuevas funciones.

DIVERSIDAD EN LOS CARGOS POLITICOS Y DE GOBIERNO

El Consejo de Estado reflejó un 42% de renovación y una representación femenina del 48,4%, ambos datos fueron destacados por el Primer Secretario del Comité Central del Partido, quien llamó a no retroceder ni un milímetro en el esfuerzo porque las mujeres, los jóvenes y las personas de color ocupen puestos decisorios en la vida de la nación.

«Esta Asamblea es un ejemplo, veamos el expediente de cada uno de ellos, pero costó trabajo. Por eso no podemos retroceder ni un milímetro; y es un tema que no podemos dejar a la libre espontaneidad».

Igualmente destacó como se ha rejuvenecido el Parlamento cubano, donde disminuyó la edad promedio. «Han pasado los años, y no nos damos cuenta. Tres mujeres fueron elegidas vicepresidentas del Consejo de Estado, dos de ellas negras y no por su color de piel sino por sus cualidades; y esto forma parte de lo adoptado en el Congreso del Partido sobre la política de cuadros».

«Corresponde al Partido, el Estado y el Gobierno cumplir y hacer cumplir con la debida intencionalidad la promoción de jóvenes, mujeres, y mestizos, a los cargos que garanticen la cantera de la revolución, sin repetir los errores ya vividos», señaló.

Saludó la ratificación de la presidencia de la Asamblea Nacional, y la propuesta de Díaz-Canel, según permite la Constitución, para que se dé a conocer el Consejo de Ministros en la próxima sesión de la Asamblea, que tendrá lugar en julio, pues eso permitirá contar con un tiempo prudente los movimientos de cuadros a realizar.

Foto: Juvenal Balán

«En lo que a mí se refiere, me continuaré desempeñando como Primer Secretario del Comité Central del PCC, en lo que es mi segundo y último mandato, que termina en el 2021, cuando terminaremos el traspaso a las nuevas generaciones. A partir de entonces, seré un soldado más junto al pueblo defendiendo a esta Revolución».

«Para que no quede la menor duda, deseo enfatizar que el PCC, en la figura de su Primer Secretario, continuarán apoyando al presidente», agregó el General.

«Sentimos junto al pueblo una honda satisfacción por la obra de la Revolución, y nos embarga la felicidad y confianza de ver con nuestros propios ojos la transferencia a las nuevas generaciones de la misión de defender de esta obra», resaltó.

LA JUVENTUD CUBANA EN EL CENTRO

Sobre las nuevas generaciones, alertó que una de las permanentes apuestas del enemigo es penetrar, confundir y alejar a la juventud de los ideales de la obra y la cultura revolucionaria llevándolos hacia la mercantilización de los sentimientos y el desapego hacia la ética, la solidaridad y el sentido del deber.

LA NUEVA CONSTITUCIÓN

La actualización de la Constitución de la República fue objeto del discurso del General de Ejército, hizo referencia a que los cambios que se introducirán en la misma serán sometidos a un referéndum público.

«Adelanto —aclaró— que en la próxima constitución no habrá cambios en el objetivo estratégico del Partido, el cual nuestro pueblo apoyará como en el año 1976». Ese año los cubanos votaron a favor de la Carta Magna actual con un 98 % de apoyo.

Puntualizó que en el Pleno del Comité Central realizado en marzo de este año, se analizó el estado económico y social de la nación.  La nueva constitución se nos ha atrasado —aclaró— debido a que no están resueltos los problemas principales del país, porque no se logró la participación de los organismos desde la base para la adecuada implementación de las políticas adoptadas.

Nunca nos hicimos ilusiones de que sería un proceso corto y fácil, pues sus dimensiones alcanzaban todos los sectores de la sociedad, y debíamos vencer el igualitarismo y sus secuelas negativas en la economía nacional, agregó.

Durante el V Pleno del Comité Central de Partido se expuso la necesidad de reformar la constitución de acuerdo con lo acontecido en el orden político y social. Por eso, Raúl informó que, en su próxima sesión, la Asamblea Nacional creará una comisión de diputados que presentará un texto que luego debatirán los diputados y el pueblo.

LA VIDA ECONÓMICA NACIONAL

En el caso del contexto socioeconómico de la nación, aseguró que proseguirá el experimento de las cooperativas no agropecuarias y con respecto a la dualidad monetaria refirió que continúa dando serios dolores de cabeza, así como la necesidad de una reforma salarial. También hizo hincapié en la necesidad de una política de comunicación coherente.

Recordó también las difíciles circunstancias en que se ha debido desarrollar la economía del país, y los cuantiosos daños provocados por la intensa sequía de los últimos 3 años y los recientes huracanes que afectaron a la mayor parte del país.

En lo referido a la deuda externa, remarcó que se ha trabajado en una renegociación, lo que ha ayudado en liberar a las nuevas generaciones de una espada de Damocles y a la consecuente restitución del prestigio crediticio del país. El General de Ejército felicitó por su actuación en ese proceso al Ministro de Economía, Ricardo Cabrisas.

Hizo además un llamado al ahorro de recursos, alegando que solemos pedir demasiado, por lo que hay que planificar mejor.

«Defender la unidad, resistir y resistir, ese es el deber de los revolucionarios», dijo.

VIII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

En cuanto a temas de política exterior, el General de Ejército no pudo dejar de referirse a la VIII Cumbre de las Américas, que estuvo marcada por la actitud neo hegemónica de Estados Unidos, cuyo compromiso con la Doctrina Monroe fue ratificado, en especial con la exclusión de Venezuela de ese evento internacional.

Se sabía que montarían un espectáculo, y Cuba fue a Lima con derecho propio y la frente en alta, lo cual confirma la determinación de los cubanos de defender sus principios y sus valores. La delegación cubana junto a la de Bolivia y otros países, impidieron que se mostrara un frente único contra Venezuela. Mientras que las intervenciones de nuestro canciller, en nombre del gobierno y pueblo cubano, constituyeron una digna respuesta contra los contenidos del injerencista discurso del Vicepresidente de Estados Unidos, destacó Raúl.

«Los integrantes de la sociedad civil defendieron con bríos la voz de Cuba y de los pueblos de América. Aprovecho la oportunidad para felicitar a todos los integrantes de la delegación cubana que participaron en este evento», dijo.

El General de Ejército subrayó el compromiso de Cuba con el ALBA pues somos la región de mundo de mayor desigualdad en la distribución de la riqueza, y la brecha entre ricos y pobres es enorme y creciente pese a los esfuerzos realizados en las pasadas décadas, cuando los gobiernos progresistas impulsaron políticas para mitigar este mal, señaló.

Igualmente denunció el arbitrario e injusto encarcelamiento de lula, cuya libertad reclamamos, y rechazó las acusaciones sobre violaciones de derechos humanos en Cuba. Resaltó las relaciones diplomáticas con la Unión Europea y el avance de los vínculos con China.

«En apenas 11 días nuestro pueblo todo marchará unido por nuestras calles y plazas conmemorando el Día Internacional del Trabajo y mostrando el apoyo mayoritario de los cubanos al Partido y su Revolución. Y aunque tenía el compromiso de estar en otra provincia, he decidido, por su importancia, acompañar al Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros en ese momento. Luego visitaré a otras proveniencias, porque se supone que tendré menos trabajo», concluyó entre sonrisas y aplausos.

“Con Cuba NO te metas”, responden peruanos a provocación mercenaria en Lima

Amigos de Cuba en Perú ratificaron en Lima que no hay provocación de la contrarrevolución mercenaria que quede sin respuesta y reiteraron la frase que se viralizó en Internet: con Cuba NO te metas.
Una valla publicitaria, pagada por elementos de la contrarrevolución cerca del aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima, aludía a un mensaje irrespetuoso y ofensivo contra el pueblo y el Gobierno cubanos.
Ante esta nueva provocación de mercenarios al servicio del imperialismo, amigos de la Isla, con la doctrina del Apóstol José Martí en el corazón, dieron un vuelco al mensaje y dejaron claro con graffitis: con Cuba NO te metas. Vítores a Cuba y a Fidel redondearon el nuevo mensaje, donde resalta la bandera tricolor, esa que ha acompañado la lucha del pueblo cubano por su independencia.

Fidel y el Perú, instantánea del altruismo

Por: Dianet Doimeadios Guerrero

Fidel dona sangre tras el terremoto de Ancash, Perú, en 1970. Foto: Cubaminrex
Cuenta en sus memorias un sobreviviente de la catástrofe que “el terremoto de Áncash costó un Perú para su pueblo”. A voz de comarca, por aquellas tierras, todo lo que valga un Perú tiene un precio muy alto. Y así fue. Setenta mil víctimas, un sinfín de heridos y desaparecidos, decenas de comunidades arrasadas dejó el sismo que, a las 15 horas del 31 de mayo de 1970, trastocó a los peruanos.
“Sentimos un tremendo ruido (…) Se asemejaba al de muchos aviones. No sabíamos por dónde venía ni qué pasaba. Finalmente vimos el aluvión de lodo completamente negro con más de 40 metros de altura que avanzaba botando chispas de distintos colores”, relata quien vivió para contar las consecuencias de un seísmo de 7,9 grados en la escala de Richter.
Durante 45 minutos tembló con tanta fuerza la tierra que el Huascarán se zarandeó. Cuarenta millones de metros cúbicos de hielo, lodo y piedras se esparcieron en avalancha sobre ciudades enteras del Norte peruano. Tras la sacudida y el alud, un manto negro de polvo y dolor permaneció durante días en la zona.
En La Habana, pendiente siempre de los cables, Fidel supo de los hechos y las necesidades del pueblo peruano. La nación inca y Cuba no tenían relaciones diplomáticas. El expresidente Manuel Carlos Prado las había quebrado, no vio a bien que la Isla tomara “el camino socialista”. Sin embargo, para el líder de los cubanos esta no sólo era “la tragedia del Perú sino de toda la Humanidad”.
Así consta en el diario Granma de la época y en una fotografía que aparece multiplicada en el ciberespacio. La imagen guarda el instante en que Fidel, con el brazo extendido, donó sangre para los damnificados del terremoto del ‘70. Tras él, más de 150 mil cubanos también lo hicieron.
Decenas de médicos partieron con el equipamiento necesario para instalar cinco hospitales. Llegaron hasta Áncash, Recuay, Huaraz, Carhuaz y otros poblados afectados. Cuba fue el primer país en enviar ayuda para los peruanos. Dos años después, el 8 de julio de 1972, el gobierno de Juan Velasco Alvarado restableció las relaciones diplomáticas con la Isla.
Los doctores cubanos han regresado una y otra vez a Perú, por el terremoto en Pisco (2007) o por las intensas lluvias de Piura (2017). En Áncash hay un parque que se llama Cuba y muchos hombres dispuestos a confesar que tienen sangre cubana en su cuerpo, y los genes de Fidel en el alma.
En 2007, el Gobierno del Perú declaró el 31 de mayo como “Día Nacional de la Solidaridad y de Reflexión en la Prevención de Desastres”.

El cariño y la ternura de los médicos cubanos, conmovieron a los pacientes peruanos en 2017. Foto: Enmanuel Vigil Fonseca.

Largas distancias a pie, con el suelo aun inundado, debieron recorrer nuestros médicos. Foto: DR. Enmanuel Vigil Fonseca.

Médicos cubanos mostraron su solidaridad con el pueblo peruano en 2017. Foto: Archivo

Médicos cubanos atendieron a damnificados peruanos en 2017. Foto tomada del perfil en Facebook de Enmanuel Vigil.

La fila era larga, pero cada paciente fue atendido adecuadamente. Perú, 2017 Foto: Dr. Enmanuel Vigil Fonseca
Fuente Cubadebate
Médicos cubanos en Perú enfrentaron una compleja situación tras lluvias en 2017.Foto: Archivo