El tributo a Fidel, en cifras

 

Más de 7 600 000 cubanos dentro y fuera del país firmaron el  Juramento de cumplir el concepto de  Revolución.

Unos 5 000 000 cubanos despidieron al líder revolucionario a lo largo del itinerario de la Caravana que porto sus cenizas desde la Habana hasta Santiago de cuba.

La Caravana recorrió 1 121 kilómetros.

Más de 1000 000 participaron en el acto en la Plaza de la Revolución, el 29 de noviembre de 2016.

Al acto en la Habana asistieron 23 jefes de Estado o de Gobierno

En Santiago de Cuba más de 500 000 personas participaron en el acto en la Plaza Antonio Maceo. A este homenaje asistieron 24 delegaciones oficiales.

Fuera de Cuba, más de 30 000 extranjeros firmaron el Juramento y alrededor de 111 000  amigos de todo el mundo.

Asistieron unos 242 000 cubanos a  los actos  que se realizaron en Villa Clara, Camagüey y Bayamo, provincias donde se realizaron paradas largas de la Caravana.

A lo largo del recorrido desde la Plaza Antonio Maceo hasta el cementerio Santa Ifigenia acompañaron las cenizas de Fidel más de 86 000 santiagueros.

 

Fuente Libro Hasta Siempre  Fidel

De la Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado.

Miles de antorchas en tributo a Martí y a Fidel

Como tributo eterno al Héroe Nacional de Cuba, José Martí y al Comandante en Jefe Fidel Castro, miles de antorchas se iluminaron este viernes en la tradicional Marcha que partió desde la escalinata de la Universidad de La Habana hasta la Fragua Martiana.
El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz presidió la histórica peregrinación que saluda además el aniversario 55 de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).
Presentes además junto a los jóvenes y el pueblo cubano el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el segundo secretario del Comité Central del Partido y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura, el miembro del Buró Político, Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez; la Miembro del Buró Político y secretaria del Partido en La Habana, Mercedes López Acea, la Primera Secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), Suselys Morffa González, la presidenta de la Federación Estudiantil Universitaria, Jennifer Bello, entre otros dirigentes del Partido, el Gobierno, las organizaciones políticas y de masas.
Poco después de las diez de la noche miles de jóvenes, universitarios, niños, mujeres, dirigentes se unieron no solo para rendir tributo al Apóstol en el 164 aniversario de su natalicio, sino también para recordar al Líder histórico de la Revolución cubana, incansable discípulo de las ideas de Martí.
Antes de iniciar la marcha fue depositada una ofrenda floral en el nicho que guarda los restos mortales del líder estudiantil Julio Antonio Mella y se escucharon las vibrantes palabras de Fidel sobre el compromiso que tenemos los cubanos con las ideas de Martí.
Una vez en la Fragua Martiana, el presidente cubano y la dirigente juvenil depositaron una ofrenda floral al Maestro como tributo solemne.
Tal como aconteciera hace 64 años aquel 28 de enero de 1957, cuando la Generación del Centenario encendió sus antorchas, los jóvenes de estos tiempos también hicieron brotar el fervor revolucionario en defensa de nuestra soberanía.

#PorSiempreFidel Continúa tributo a Fidel en el cementerio Santa Ifigenia

f0074841Desde la tarde del propio 4 de diciembre se ha visto una larga fila de personas que acuden, muchas con flores en sus manos, para pasar ante el monumento, en silencio, despacio.
Autor: ACN | internet@granma.cu
5 de diciembre de 2016 23:12:11
SANTIAGO DE CUBA-RINDEN TRIBUTO SANTIAGUEROS AL COMANDANTE EN JEFE
El homenaje se extenderá hasta las cinco de la tarde de cada día. Foto: Miguel RUBIERA
SANTIAGO DE CUBA.—El pueblo de Santiago de Cuba y numerosas personas que visitan la ciudad continúan rindiendo tributo al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz en el Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia, donde fueron depositadas sus cenizas en sencilla ceremonia en la mañana del domingo.
Desde la tarde del propio 4 de diciembre se ha visto una larga fila de personas que acuden, muchas con flores en sus manos, para pasar ante el monumento, en silencio, despacio.
A las siete de la mañana de ayer lunes, cuando se reinició la guardia de honor, esperaban los estudiantes del preuni­versitario Rafael María de Mendive, donde Fidel realizó sus estudios primarios y muchos alzaron sus manos abiertas a la altura de la frente, cuando pasaron ante él, como saludamos al Che Guevara.
Otros hacen fotos y un halo sagrado sobrecoge el sitio.
Onel Alejandro Madruga Fernández, estudiante del noveno grado de la secundaria básica Hugo Chávez en La Habana, viajó junto a su abuela y su tía por el dolor tan fuerte que han sentido, para estar este último momento junto a él, porque es como un padre para todos los cubanos y siento el compromiso de seguir su ejemplo, aseguró.
Es mi deber, debo estar aquí, porque si no estaría incompleta, dijo a la ACN Marlis Tabares, trabajadora de la casa de cultura 28 de Enero después de haberle ofrendado una flor.
El monumento está a la altura de la sensibilidad y la sencillez de Fidel como un grano de maíz, donde cabe toda la gloria del mundo, con una piedra de la Sierra Maestra donde él hizo historia, al lado del concepto de Revolución que juramos seguir y junto a sus compañeros de lucha, expresa la también directora del proyecto cultural Príncipe Enano.
Luis Cabrera, embajador de Nicaragua en Cuba, coincidió con que es emocionante el lugar donde están sus cenizas, al que se llega con mucho recogimiento, porque todos somos Fidel y es deber de todo revolucionario, de todo hombre y mujer progresista en el mundo acercarse, pues Fidel es Revolución, es paz, es solidaridad, es el amigo que merece agradecimiento de todo el pueblo de Nicaragua por su apoyo incondicional y su espíritu está desde aquí, apoyando y guiando al continente por sendas de paz, agregó.
El homenaje se extenderá hasta las cinco de la tarde de cada día.
Cada 30 minutos se realiza el relevo de la guardia de honor en su monumento y en el de José Martí, por soldados, sargentos y oficiales de la Unidad de la Guardia Honor, emplazada en el camposanto, museo a cielo abierto fundado en 1868, con la Elegía a José Martí de fondo, compuesta por Juan Almeida Bosque.