Por la preservación del pensamiento y obra del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz

Raúl y Centro de Estudios Sobre Fidel
Foto: Estudios Revolución

En reunión presidida por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido, quedó constituido un grupo de trabajo encargado de elaborar las propuestas para crear una institución destinada a la preservación del patrimonio documental, el estudio y la divulgación del pensamiento y obra del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Para concretar la ardua labor, calificada por Raúl como de suma importancia y que será atendida por la máxima dirección del país, fueron convocados una treintena de expertos de diferentes especialidades y representantes de varios organismos, entidades e instituciones.

Según explicó el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, encargado de controlar el cumplimiento de esta tarea, se trata de perpetuar y acopiar en una institución la valiosa información que a través de los años se ha ido atesorando sobre las actividades que el Comandante en Jefe desarrolló durante su fecunda vida y que forman parte de la memoria histórica de la nación.

A tales efectos se dio a conocer el Decreto Presidencial No. 21, en el cual se decide la creación del grupo de compañeros que elaborarán las ideas para el establecimiento de la mencionada institución y que está presidido por Alberto Alvariño Atiénzar, quien al informar el cronograma de trabajo dijo en nombre de todos los presentes que asumían una tarea histórica, de gran responsabilidad política y a la que se dedicarían con una consagración absoluta.

El Decreto Presidencial puntualiza que en las propuestas que se presenten deberán definirse, entre otras cuestiones, las bases conceptuales, los principios, la misión, funciones y estructura de la institución.

La decisión está en consonancia con lo estipulado en la Ley No. 123, del 27 de diciembre del 2016, sobre el uso del nombre y la figura del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, para denominar en un futuro alguna institución que se cree para el estudio de su invaluable trayectoria en la historia de la nación

La joven palestina que estremece a Israel

Encarcelada por soñar con crecer y vivir en libertad en su tierra natal, Ahed Tamimi desafía la ocupación militar y la amenaza de una condena de hasta diez años de prisión
 
Ahed Tamimi
El juzgado de los menores que salen a las calles y caminos a desafiar a los soldados armados, muchas veces apresados en la noche en sus casas, mientras duermen, radica en el tenebroso Campamento Offer.
Se encuentra ubicado en un tramo de la carretera 443 de Tel Aviv a Jerusalén, una de las llamadas vías del apartheid israelí. Solo se permite el tránsito de los colonos judíos ocupantes de Cisjordania desde junio de 1967. Los palestinos tienen prohibido circular en esa ruta. Allí radica el Departamento Infantil número 2 del Juzgado Militar.
Esposada de pies y manos, como si se tratara de una criminal peligrosa, así presentaron sus carceleros a Ahed Tamimi, fuertemente custodiada, en una sala de ese juzgado atestada de periodistas y diplomáticos, que fueron desalojados tan pronto la chica les hizo un saludo con la V de la victoria.
La hermosa mirada desafiante de sus ojos azules, su rostro sonriente y el largo cabello rubio rebelde, suelto y ensortijado, tuvo un efecto demoledor.
Esa es quizá la causa del odio racista y el rencor machista que apenas se oculta en un proceso que intenta probar y justificar lo injustificable, para silenciar a esta chica que alcanzó notoriedad internacional desde los nueve años, cuando enfrentó a poderosos soldados israelíes.
Años más tarde su imagen volvió a ser noticia mundial después de que un  video la captara abofeteando y dando patadas a un soldado ocupante en Nabi Saleh, su pequeña localidad natal de apenas 600 habitantes en Cisjordania.
El incidente ocurrió durante las protestas contra la decisión del presidente Donald Trump de trasladar la Embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén y  reconocer a la ciudad santa como capital de Israel.

UNA NIÑA PALESTINA ENLOQUECE  A LOS MANDANTES DE ISRAEL

La bella adolescente, que cumplió encarcelada los 17 años el pasado 31 de enero, tiene en jaque al régimen sionista.
El Gobierno intenta alargar el proceso con el visible propósito de que pierda interés para la prensa occidental, que explota el impacto mediático de su imagen, pero sin adentrarse en las raíces patrióticas de su lucha, ni en las innumerables violaciones de sus derechos humanos.
No es la primera vez que esta joven decidida y locuaz es noticia. En su poblado natal, situado a unos 20 kilómetros al noroeste de Ramala, sede de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), se le recuerda por su fiereza en los enfrentamientos con las tropas  de ocupación israelíes.
Ahed Tamimi creció en un ambiente de resistencia. Sus padres son conocidos líderes antiocupación en el pueblo, que entre 2010 y 2016 protagonizó cada semana los Viernes de la ira, en protesta por la construcción de la colonia israelí de Halamish en parte de su territorio. Siendo una niña tomaba parte en las manifestaciones, inicialmente provocadas por la confiscación de un manantial por los colonos de Halamish.
Su padre Basem, quien a los 14 años participó en las intifadas (revueltas) de la década de 1990, también pasó largos años en prisión. En varias entrevistas ha contado que fueron las escenas vividas en casa, de las incursiones del ejército ocupante y los arrestos perpetrados por las fuerzas israelíes, los que marcaron a su hija, integrante de una familia que cuenta con varios mártires.
La chica que hoy engrosa, junto con su madre, la lista de más de 6 500 palestinos encerrados en las cárceles de la ocupación, incluyendo otras 57 mujeres, llamó la atención de la prensa internacional cuando con  solo 11 años, en 2012, fue fotografiada agitando sus puños frente a la cara de los soldados israelíes.
Tres años después volvió a la palestra, al ser retratada cuando evitó el arresto de su hermano, acusado de arrojar piedras al ejército israelí, mordiendo la mano del soldado que debía llevar a cabo el arresto.
Recientemente, un video en el que abofetea a un soldado se hizo viral en las redes sociales y lanzó sobre su casa a las tropas de ocupación, que se la llevaron junto a una prima y su madre.

SIN JUSTIFICACIÓN PARA EL ARRESTO

No hay nada que justifique la continuación de la detención de Ahed Tamimi, afirma su abogada defensora, la israelo-mexicana Gabi Laski, al igual que organismos defensores de los derechos humanos.
El 15 de diciembre, dos soldados israelíes entraron al patio de su casa. Ese día Mohammed Tamimi, el primo de Ahed, de 14 años de edad, había recibido un disparo en la cabeza a corta distancia por un soldado israelí, hiriéndole de gravedad.
El video que sirvió de pretexto para su detención, cuatro días más tarde, muestra a Ahed Tamimi desarmada abofeteando, empujando y dando patadas a un soldado israelí armado y con equipos de protección.
El 19 de diciembre, soldados israelíes allanaron la casa de Ahed durante la noche. Ahora la adolescente es juzgada por un tribunal militar que cuenta con 99,7% de fallos condenatorios y pudiera ser condenada a diez años de prisión.
El periodista de Haaretz, Gideon Levy, escribió que una adolescente palestina está volviendo loco a Israel. La niña de Nabi Saleh —señaló— destrozó varios mitos de los israelíes, en  particular el de la masculinidad.

EL LENTO INFANTICIDIO DE PALESTINA

Según la ONG Adamer, desde que en junio de 1967 Israel ocupó Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este, han sido detenidos unos 700 000 palestinos, es decir el 20% de la población total de estos territorios.
Los niños son los que la pasan peor. El 60 por ciento de los menores palestinos arrestados por las tropas de ocupación israelíes fueron torturados de modo físico, verbal o sicológico, denunció este mes el Club de prisioneros palestinos.
El conocido historiador israelí, Ilan Pappé, quien se desempeñó entre 1984 y 2007 como profesor de ciencias políticas en la Universidad de Haifa, cargo que perdió por su activismo político, y que ejerce actualmente como profesor en la Universidad de Exeter, ha denunciado en reiteradas ocasiones el maltrato a los niños palestinos.
Muchas veces son sacados de sus casas, en la noche, escribió en 2012. Luego «serán brutalmente interrogados: golpes en la cara y el abdomen, privación de sueño, pinchazos de aguja en manos, piernas y pies, amenazas de violencia sexual y, en algunos casos, electrochoques».
Suelen confesar enseguida, añadió en un artículo publicado en El País de España. Están aterrorizados, pero solo cuando aceptan convertirse en colaboradores los sueltan, si es que los sueltan.
Según Amnistía Internacional, la «detención continua es un intento desesperado de intimidar a los niños palestinos que se atreven a resistir la represión de las fuerzas de ocupación».
«Nada de lo que ha hecho Ahed Tamimi puede justificar su detención continua y las largas y agresivas sesiones de interrogatorio que ha tenido que soportar durante las primeras dos semanas después de su arresto», reclamó la directora general de Amnistía Internacional para Oriente Medio y África, Magdalena Mughrabi.
La advertencia formulada por Ilam Pappé hace ya cinco años, cuando las protestas infantiles y juveniles tomaron fuerza, cobra ahora mayor actualidad. «Esta es una herida que no sanará fácilmente», advirtió.
¿Por qué? Porque después de años de cacería diaria, subrayó, miles de niños palestinos han terminado por convertirse en una generación de tenaces resistentes, una generación que no sucumbirá jamás ante la presión de Israel.

Inagurada nueva instalacion de Joven Club de Computacion en Mayabeque

 

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, exterior
La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie y exterior
La imagen puede contener: 1 persona, de pie y exterior
· 

Raúl Van Troi Navarro Martínez, Director General de #JovenClub estuvo a cargo del acto de corte de cinta que dio por inaugurada la instalación, en un día tan importante para #Cuba: 24 de febrero. Día del Trabajador de las Comunicaciones y Aniversario 123 del Reinicio de las Guerras de Independencia

Raúl condecora a dirigentes históricos de la Revolución cubana

Raúl condecora dirigentes históricos de la Revolución cubana
Fotos: Omara García Mederos
El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, entregó hoy el título honorífico de Héroe del Trabajo a los históricos dirigentes de la Revolución, José Ramón Machado Ventura, Ramiro Valdés Menéndez y Guillermo García Frías.

En fecha en la que se conmemora el reinicio de la guerra de independencia en la Isla hace 163 años, aconteció la ceremonia en el Capitolio de La Habana, sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Raúl dijo que se condecoraron a estos dirigentes como justo reconocimiento a una vida entera consagrada a la Revolución, y quienes ya ostentan también el título de Héroe de la República de Cuba.

Fotos:Juvenal Balán

Envia Raul Castro misiva a Radio Rebelde en su aniversario 60

La impronta de Fidel y el Che han guiado a los trabajadores de Radio Rebelde en cada hora decisiva de la Patria, subraya la carta enviada por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, leída por Alfonso Noya Martínez, Presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) durante la gala político cultural por el aniversario 60 de la emisora de la Revolución.

En la Sala Avellaneda del Teatro Nacional en La Habana, se hizo pública la misiva de Raúl en la que se reafirma el compromiso y la motivación de los trabajadores de la emisora para continuar defendiendo la Revolución, dentro y más allá de nuestras fronteras, con profesionalidad, talento, y el arma infalible de la verdad.

Igualmente se asegura que el histórico “Aquí Radio Rebelde” continuará acompañando al pueblo cubano en todas sus batallas.

Recuerdan en Cuba centenario del Ejército Rojo

2018-02-23 20:32:13 / web@radiorebelde.icrt.cu / Carlos Serpa Maceira

Recuerdan en Cuba centenario del Ejército Rojo
Recuerdan en Cuba centenario del Ejército Rojo. Fotos: Carlos Serpa Maceira

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) rindieron homenaje en La Habana el centenario de la fundación del Ejército Rojo, en la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

“Nuestro pueblo combatiente y en especial las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Enviamos un saludo entrañable a nuestros hermanos de armas que nacieron de aquel Ejercito el 23 de febrero de 1918, y que hoy son unas potentes Fuerzas Armadas”, afirmo el miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) General de Brigada Jorge Luis Méndez de la Fe, Jefe de la Dirección Política de las FAR, al hacer uso de la palabra en el acto político cultural por la efemérides en la Sala Universal de las FAR.

Al encuentro asistió el miembro del Buró Político del PCC General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, Viceministro primero de las FAR, y otros jefes y oficiales de la institución armada y del Ministerio del Interior.

Recuerdan en Cuba centenario del Ejército Rojo

Estuvieron presentes los excelentísimos señores Mijaíl Leonidovich Kaminin, y Alexander Nicolaevich Alexandrov, embajadores de la Federación de Rusia, y de la República de Belarus en Cuba respectivamente.

El vicealmirante Lionin Sujanov, Jefe del Grupo de especialistas militares rusos destacó en sus palabras la larga y fructífera trayectoria de colaboración militar entre ambos países, lo que contribuyó de forma apreciable del poderío defensivo de las FAR.

Una representación del cuerpo militar diplomático acreditado en la isla también estuvo presente en la recordación conocida también por el Día de los Defensores de la Patria.

Las pretensiones de Estados Unidos hacia Cuba

Cubadebate
Este año conmemoraremos el 150 aniversario del inicio de las guerras por la independencia de Cuba, en un contexto en que Estados Unidos aumenta la hostilidad hacia la Revolución Cubana y retoma la Doctrina Monroe para justificar su proyección injerencista de “América para los americanos”. La estrategia de “espera paciente”, la concepción geopolítica del “destino manifiesto” y la “política de la fruta madura” se fue transmitiendo de generación en generación entre los grupos de poder que dominaron los diferentes Gobiernos estadounidenses desde los primeros años del siglo XIX.
Durante las tres guerras independentistas ningún presidente norteamericano reconoció la beligerancia e independencia de los patriotas cubanos. Para descifrar las pretensiones geopolíticas de Estados Unidos hacia Cuba desde entonces, resulta imprescindible analizar los testimonios de los Mayores Generales del Ejército Libertador Carlos Manuel de Céspedes, José Martí, Antonio Maceo y Máximo Gómez.
El primer Presidente de la República de Cuba en Armas y Padre de la Patria, en una carta dirigida en 1870 a José Manuel Mestre, representante en Washington del Gobierno en Armas, escribió:
“Por lo que respecta a Estados Unidos tal vez estaré equivocado; pero en mi concepto su gobierno a lo que aspira es a apoderarse de Cuba sin complicaciones peligrosas para su nación y entretanto que no salga del dominio de España. Siquiera sea para constituirse en poder independiente; este es el secreto de su política (…)”.
Desde 1880 vivió desterrado Martí en Estados Unidos, y durante casi 15 años pudo constatar directamente las transformaciones del país y su tránsito de la etapa capitalista a la imperialista. Con la asunción de Benjamín Harrison (1889-1893) a la Casa Blanca y el nombramiento como secretario de Estado al anexionista James G. Blaine, el gobierno estadounidense retomó la idea de comprar a Cuba.
En ese contexto y con motivo de la celebración de la Primera Conferencia Internacional de Estados Americanos, Martí lo alertó, el 29 de octubre de 1889, en carta a Gonzalo de Quesada: “(…) Y una vez en Cuba los Estados Unidos ¿quién los saca de ella? ¿Ni por qué ha de quedar Cuba en América, como según este precedente quedaría, a manera, –no del pueblo que es, propio y capaz–, sino como una nacionalidad artificial, creada por razones estratégicas? Bases más seguras quiero, para mi pueblo. Ese plan en sus resultados, sería un modo directo de anexión”.
Martí era consciente de la necesidad de lograr la unidad para enfrentar a dos enemigos sumamente poderosos: España y Estados Unidos. Con ese objetivo proclamó en Cayo Hueso, el 10 de abril de 1892, el nacimiento del Partido Revolucionario Cubano, del que fue electo Delegado. Agrupó en una misma organización política a los emigrados, a la vieja generación que inició la lucha por la independencia y a las nuevas generaciones.
A finales de 1894 había conseguido el armamento necesario para reiniciar la contienda. El 11 de abril de 1895 desembarcó junto a Máximo Gómez por Playitas de Cajobabo; diez días antes lo había hecho Antonio Maceo por Duaba; ambos puntos situados en el oriente cubano. El 5 de mayo se reunieron los tres principales jefes de la guerra en la finca La Mejorana para organizar el curso de la Revolución.
Dos semanas más tarde, el 19 de mayo, en Dos Ríos, Martí desoyó el consejo de Gómez, quien le indicó permanecer en la retaguardia y cargó contra una tropa española bien posicionada. Murió en el combate. La víspera escribió a Manuel Mercado:
“La guerra de Cuba, realidad superior a los vagos y dispersos deseos de los cubanos y españoles anexionistas, a que sólo daría relativo poder su alianza con el gobierno de España, ha venido a su hora en América, para evitar, aún contra el empleo franco de todas esas fuerzas, la anexión de Cuba a los Estados Unidos”.
La pérdida del más universal de los cubanos fue irreparable. No obstante, la lucha continuó. Gómez y Maceo habían vivido la experiencia de la posición asumida por los Gobiernos estadounidenses de turno durante la Guerra de los Diez Años. Ambos, al igual que Martí, insistieron en que la independencia se alcanzaba por los propios esfuerzos de los cubanos.
En ese periodo gobernaba la Casa Blanca Grover Cleveland (1893-1897), quien indicó a su secretario de Estado, Richard Olney, retomar la idea de apropiarse de Cuba, manteniendo la compra como primera opción. España se negó. El 14 de julio de 1896, Maceo le escribió al coronel Federico Pérez Carbó, de misión en Nueva York:
“De España jamás esperé nada; siempre nos ha despreciado y sería indigno que se pensase en otra cosa. La libertad se conquista con el filo del machete, no se pide; mendigar derechos es propio de cobardes incapaces de ejercitarlos. Tampoco espero nada de los [norte] americanos; todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos; mejor es subir o caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso”.
El Héroe de Baraguá mantuvo siempre una postura firme de rechazo a las tendencias anexionistas. Tuvo la capacidad de descifrar desde el campo de batalla las intenciones del naciente imperio. Su caída en combate, el 7 de diciembre de 1896, representó un duro golpe para la Revolución, que perdió en poco tiempo a dos de sus jefes más valiosos y con posiciones antimperialistas.
El Generalísimo, con el dolor de haber perdido también en combate junto a Maceo, a su hijo Panchito Gómez Toro, continuó la batalla. Convencido de que en el campo militar la guerra contra España estaba en su etapa final y observando las pretensiones estadounidenses de intervenir en el conflicto, gestionó infructuosamente, con el capitán general Arsenio Martínez Campos, el reconocimiento de la definitiva independencia.
Los peligros advertidos en reiteradas ocasiones por estos cuatro grandes revolucionarios durante casi 30 años de combate, se concretaron con la intervención militar estadounidense en el conflicto hispano-cubano y la firma de la paz entre las dos potencias, sin tener en cuenta a los patriotas cubanos. Con el alma destrozada, el 8 de enero de 1899, el Generalísimo cerró su Diario de Campaña:
“(…) los Americanos han amargado con su tutela impuesta por la fuerza, la alegría de los cubanos vencedores; y no supieron endulzar la pena de los vencidos.
“La situación pues, que se le ha creado a este Pueblo; de miseria material y de apenamiento, por estar cohibido en todos sus actos de soberanía, es cada día más aflictiva, y el día que termine tan extraña situación, es posible que no dejen los americanos aquí ni un adarme de simpatía”.
Estados Unidos ocupó militarmente el territorio cubano. El Tratado de París les permitió izar la bandera de las barras y las estrellas en la Plaza de Armas; a continuación, licenciaron al Ejército Libertador. Querían anexarse el país y no lo consiguieron; una isla anegada con la sangre de sus mejores hijos se los impidió. Entonces establecieron la Enmienda Platt como apéndice a la Constitución cubana, para garantizar que la nueva nación quedara atada en lo político, lo económico y lo mercantil.
Gómez lo denunció en Porvenir de Cuba: “Ellos se fueron, al parecer es verdad. El día 20 de mayo, yo mismo ayudé a enarbolar la bandera cubana en la azotea del Palacio de la Plaza de Armas. ¡Y cuantas cosas pensé yo ese día! Todos vimos que el general Wood, gobernador que fue se hizo a la mar en seguida, llevándose su bandera, pero moralmente tenemos a los americanos aquí”.
La retirada de Estados Unidos fue formal y aplicó además otras fórmulas intervencionistas en el campo ideológico y cultural. Esa fue la realidad de nuestro país durante 60 años, hasta que llegó la definitiva independencia el 1ro. de Enero de 1959, con el triunfo de la Revolución Cubana. Ahí está la esencia del conflicto bilateral entre ambos países que perdura en el tiempo: recuperar la dominación sobre Cuba y transformar su sistema político, económico y social, contra la voluntad soberana del pueblo cubano de defender su independencia y mantener el socialismo.
(Tomado de Granma)