¿Por qué Google obtuvo licencia para entrar en Cuba?

 

 

Por Arthur González.
Nunca antes el gobierno de Estados Unidos permitió la entrada de Internet a Cuba, ni el empleo de los cables submarinos que pasan cerca de sus costas u otras facilidades. Muchos sitios en Internet están prohibidos para la Isla por la guerra económica que dura ya 59 años. Sin embargo, Barack Obama le aprobó una licencia a Google para entrar en Cuba. ¿Qué razones estuvieron presentes en tal decisión?
¿Ayudar a que los cubanos pudieran acceder a más informaciones científicas, técnicas y otras para mejorar la economía cubana?
Definitivamente no. Aún permanecen restricciones de acceso en muchas de esas áreas, el objetivo real es poder llegar con sus informaciones distorsionadas, sus símbolos y sus valores a la juventud cubana, para como afirmó el propio Obama:
“…podemos hacer más para apoyar al pueblo cubano y promover nuestros valores a través del compromiso”. “Los cambios introducidos en nuestra nueva política potenciarán aún más nuestro objetivo de empoderar al pueblo cubano. […] y brindarles nuevas fuentes de información…”
Por supuesto que Cuba tiene que aprovechar esa apertura por pequeña que sea, para salir al mundo y darle a conocer su verdad, para destruir las campañas mediáticas que desbordan la red de redes con mentiras, sobre falsas violaciones de los derechos de los cubanos, exponer sus logros, alcanzados con esfuerzo y sacrificio, a pesar de los daños causados por la política criminal de Estados Unidos.
Es la oportunidad de contarle al mundo los actos terroristas que ejecuta el gobierno yanqui, la guerra biológica para afectar al pueblo y la persecución a todos los bancos extranjeros y empresas que pretenden establecer negocios con Cuba.
Para no pecar de ingenuos, los cubanos deben estar conscientes de qué se esconde detrás de esa licencia de Obama y por qué Donald Trump la mantiene, a pesar de haber tomado medidas para desmontar muchos aspectos de la política de su antecesor, incluso la Directiva Presidencial, esa que pretendía matar al pueblo con miel, en vez de a latigazos.
Durante su campaña presidencial, Donald Trump asumió el lenguaje reaccionario y ultraconservador plasmado en la Plataforma del Partido Republicano, la cual expone entre otras direcciones las siguientes:
“La apertura hacia Cuba de la actual administración Obama, fue un vergonzoso acomodo a las demandas de los tiranos. Solo fortalecerán a esa dictadura militar. […] Reclamamos una plataforma aérea para las transmisiones de Radio y TV Martí, y la promoción del acceso a Internet como herramienta tecnológica para fortalecer el movimiento pro democracia en Cuba.”
Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump cumplió con todo lo prometido en su campaña por la presidencia, pero no cambió en nada la licencia otorgada a Google para Cuba, incluso en días recientes permitió que el presidente ejecutivo de la misma, Eric Emerson Schmidt, viajara a La Habana en compañía del senador republicano Jeff Flake. ¿Por qué? Los antecedentes hablan.
En 1996 la RAND Corporation, del Instituto de Investigaciones para la Defensa Nacional de Estados Unidos, elaboró un estudio para el Departamento de Defensa, titulado “Las comunicaciones cubanas, las redes de computación y sus implicaciones en la política de Estados Unidos”.
Ese trabajo expone la necesidad de ayudar a la apertura en Cuba y forzar el surgimiento de una sociedad civil independiente, para lo cual afirma:
“Es necesario alentar el enlace de Cuba a Internet, utilizarla para transmitir noticias y análisis balanceados, promover su uso por ONG cubanas, universidades y otros destinatarios”.
Insistiendo en esa dirección, en marzo del 2005 el ultra conservador Roger Noriega, Subsecretario de Estado para el hemisferio occidental, declaró en una audiencia congresional:
“Estados Unidos ha flexibilizado los requisitos de las licencias para que, por primera vez, puedan ser entregadas computadoras personales de alta velocidad a grupos de la sociedad civil”.
Durante un evento efectuado en 2012 en la Fundación Heritage, de conjunto con Google Ideas, se elaboró un informe recomendándole al gobierno de Estados Unidos, crear una red WIFI remota para posibilitar el acceso de los cubanos a Internet.
En ese conclave estaba presente el senador republicano Marco Rubio, quien expresó:
“El sistema totalitario cubano podría derrumbarse si todos los cubanos tuvieran libre acceso a Internet, porque Cuba seguiría la misma suerte de aquellos países que pasaron la Primavera Árabe”.
El Departamento de Estado anunció el 13 de junio de 2013, la propuesta de proyectos para promover la democracia y los derechos humanos en Cuba, entre esos el uso de herramientas digitales para ser empleadas, de forma selectiva y segura, por la población civil, junto a otros programas para el fomento de la igualdad y defensa de las redes sociales de los negros cubanos.
Programas creados para la subversión en Cuba como Zunzuneo y Conmotion, este último diseñado por Open Technology Institute at The New América Foundation, fueron denunciados oportunamente.
Bienvenido el acceso pleno a Internet, porque los cubanos tienen la suficiente preparación para saber diferenciar lo útil de lo subversivo, pero ante un enemigo que no cesa de agredir durante más de medio siglo, siempre habrá que estar alertas y como dijo José Martí:
“Hacer en cada momento, lo que en cada momento sea necesario”

La base naval existe, contra la voluntad de los cubanos

f0048831

Cuando el 29 de mayo de 1934 fue noticia la abolición de la Enmienda Platt, apéndice impuesto por Estados Unidos a la Constitución que acompañó en 1902 el nacimiento de la República de Cuba, parecía cerrarse un capítulo de oprobio para el pueblo.

Sin embargo, se mantuvo el artículo sobre el arrendamiento estadounidense de la zona ocupada ilegalmente por la base naval en Guantánamo, en un inicio bajo el disfraz de «estaciones carboneras», por tiempo indefinido.

La historia reseña que el senador republicano Oliver Platt propuso la enmienda, sancionada como ley por el presidente William McKinley el 2 de marzo de 1901. El ímpetu desplegado por las luchas sindicales y estudiantiles condicionó que los gobiernos de ee. uu. y Cuba firmaran, 33 años después, el Tratado Permanente de Relaciones Recíprocas, para derogar el engendro anexionista, aunque quedaron cláusulas activas.

Por ello aún permanece usurpando el territorio que ilegalmente ocupa la base militar estadounidense en Guantánamo, que ha sido centro de provocaciones contra la Revolución cubana, principalmente en la década de los 60 y 70 del siglo pasado. Hoy está enclavada allí una cárcel donde se practica la tortura en nombre de una supuesta lucha contra el terrorismo, violándose los más elementales derechos humanos.

Cubanos como Rubén López Sabariego, Luis Ramírez López y Ramón López Peña se cuentan entre las víctimas de las constantes agresiones y provocaciones realizadas desde el territorio ilegalmente ocupado.

Datos de interés:

De los 117,6 kilómetros cuadrados que tiene la base, solo 49,4 son de tierra firme, y una línea costera de 17,5 kilómetros.

Hasta el 2008 habían pasado por el centro alrededor de 800 prisioneros de más de 40 países, la gran mayoría, afganos y pakistaníes.

En el 2013 el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió al Congreso más de 450 millones de dólares para obras de mantenimiento en la prisión ilegal y otros 200 millones de dólares para mejorar las instalaciones temporales.

Granma

Carta enviada por el Embajador de Cuba en Austria Juan Antonio Fernández Palacios a la redacción del periódico austriaco Die Presse

Viena, 26 de abril del 2018.

Estimado Director de Die Presse:
Por la responsabilidad que me atañe, acostumbre a leer casi todo lo que se publica en Austria en relación con Cuba. Suelo digerir con mayor o menor gusto las cosas que leo y pocas veces escribo a algún periódico. Hoy lo hago por la sensación de verdadera repugnancia que me ha dejado el artículo Raúl Castro, el tiranosaurio Rex cubano, del periodista Thomas Vieregge, publicado por Die Presse, el pasado 17 de abril.
Como ciudadano, revolucionario y diplomático de carrera, concuerdo que la libertad de expresión y de prensa resultan derechos fundamentales a ser ejercidos en cualquier sistema democrático, pero las mismas no se pueden convertir en escudos que cobijen la blasfemia y la ofensa. La posibilidad de decir lo que se piensa desde una redacción estará siempre limitada por un derecho superior: el del honor, la decencia y, sobre todo, por el de la responsabilidad. No se puede pretender dirigir dardos tan envenenados de prejuicios, demagogia y mentiras contra un pueblo y su nación sin que se reciba la respuesta adecuada.
Podría llenar varias cuartillas con datos y hechos sobre lo que ha significado la Revolución Cubana en materia de salud, educación, seguridad social, alimentación, desarrollo cultural y humano, y sobre todo independencia, libertad y dignidad para los cubanos y cubanas. Pero creo no hace falta. Eso lo conoce bien el señor Vieregge aunque lo silencie y omita por sus prejuicios ideológicos.
Ningún proceso histórico, mucho más de carácter revolucionario y socialista, puede ser mantenido en el tiempo por capricho de nadie ni por el supuesto actuar “represivo” de alguna de sus instituciones. Requieren, por encima de todo, el apoyo y consenso del pueblo. Lograr el respaldo de una nación entera y preservarlo invariable durante casi 60 años no es cuestión de discursos o carismas. Si hoy en Cuba, hay Revolución Socialista, si nuestros líderes principales han sido Fidel y Raúl Castro, si tenemos un sistema democrático auténtico que se refrenda en nuestra Constitución, y si ahora existe un cambio generacional en la dirección del país que implica continuidad de nuestro proyecto político y social, se debe únicamente a la decisión y voluntad soberana del pueblo cubano, suficientemente libre, educado, heroico y culto como para saber definir su propio destino.
Cuba no es ese país que de modo grotesco reseña en su artículo señor Vieregge. La afirmación de que nada ha cambiado en Cuba en sesenta años es propia de alguien que, con toda intención ideológica, ha tenido el propósito de pisotear su propia ética profesional, echar al cesto de la basura el mandamiento sagrado de la objetividad que debe presidir la labor periodística y burlarse de los lectores, para arremeter contra un país que ha tenido que labrarse su propio camino durante más de medio siglo a base de sacrificio y dignidad frente al bloqueo económico más férreo y duradero de la historia impuesto por la primera potencia mundial que, entre otras cosas, impone límites a la libertad de comerciar y relacionarse en materia cultural, técnica y académica del pueblo cubano con otras naciones, incluyendo Europa. Y este hecho, tan obvio y ostensible, unánimemente rechazado cada año por la comunidad internacional, es ignorado de manera alevosa en este artículo.
Hace cinco años un millón de personas visitaba Cuba para conocer nuestra cultura e historia y la forma en que vivimos y, por supuesto, disfrutar de nuestras bondades. Este año serán más de cinco millones. Entre estos casi 30 mil austríacos. Tantas personas, en número creciente, no pueden estar equivocadas.
Predecir la proximidad del fin del socialismo en Cuba y trabajar en función de dicho propósito, ha sido la obsesión de doce administraciones norteamericanas, incluyendo la actual, y resultado el divertimento intelectual de algunos politólogos, tanques pensantes, y apostatas del mundo occidental. No tengo que hacer esfuerzos en demostrar el rotundo fracaso de estas premoniciones, y no me tiembla la mano en garantizar que el Sr. Vieregge correrá con la misma suerte.
Señor periodista y el diario que lo alberga:
Con Cuba no se metan. A Cuba se le respeta.
Atentamente,
Juan Antonio Fernández Palacios
Nota: Si la libertad de expresión lo permite en vuestro periódico ruego publique íntegramente esta misiva.
(Embacuba Austria / Cubaminrex)

Radio Martí, la casa del cotorreo y del engaño

Hoy quiero complacer algunas solicitudes de mis lectores, para dedicar un poco de mi tiempo sobre la mal llamada Radio Martí, devenida no solo en una de las principales difusoras de las mentiras contra Cuba, en esa emfermiza guerra ideológica que libra Estados Unidos contra esta nación, sino convertida en vocero oficial de la contrarrevolución interna dentro de la Isla.
Radio Martí cuenta con un staff de papagayos cuyo único propósito es transmitir los infundios más descabellados, generados por los ambiciosos mercenarios al servicio del Imperio, a quienes no les importa decir cualquier sandez, fabricar cualquier falacia, con el único propósito de obtener renombre y un poco de dinero sucio para sus bolsillos. Así, por citar un  ejemplo, la emisora transmitió la bufonada de Guillermo Fariñas, en el día de ayer, sobre un supuesto plan “para asesinarlo”.
Muchas veces Cuba ha puesto en ridículo a Radio Martí, pero ni sus periodistas, ni sus patrocinadores, aprenden la lección. Recuerdo todavía el programa de Las Razones de Cuba, en que Carlos Serpa Maceira, en realidad el agente Emilio, les hizo hacer un tremendo papelón cuando se comprobó que toda la información sobre supuestas agresiones a las Damas de Blanco eran, en realidad, globos inflados, mentiras fabricadas y, sobre todo, un engaño debidamente premeditado para poner en evidencia su rol manipulador y su debilidad por no comprobar la veracidad de la noticia emanada de sus fuentes, lo que hizo poner en duda su credibilidad. Sin lugar a dudas, a falta de pruebas, todo lo que se diga contra Cuba les conviene y lo demás no importa.

Otro sonado papelón del centro del cotorreo mediático en que se ha convertido Radio Martí, estuvo relacionado con el mercenario de oficio y redomado mentiroso, Elizardo Sánchez Santacruz. Aún recordamos que fue Radio Martí, junto a El Nuevo Herald, la primera en difundir una abultada lista de más de 2 221 presos en Cuba, los que realmente eran personas seleccionadas al dedillo por el impostor y que nada tenían que ver con nuestra Patria, ni purgababan condena alguna en prisión cubana. De esta forma los famosos presos de Elizardo eran, entre los mencionados, un grupo de futbolistas y voleibolistas foráneos, profesores universitarios de otras nacionalidades, así como  ilustres figuras del arte universal, cuyo desempeño vivencial y artístico tuvo lugar en los siglos XVIII y XIX, entre los que se destacaron los nombres del  ilustre pintor español Antonio Palomino y de Castro (1655-1726), Dionisio Alcalá  Galiano (1760-1805), científico y brigadier de la Real Armada española;  Ángel Ferrant Bustamante, escultor español de la primera mitad del siglo XX; estos tres  detenidos por las “hordas de Castro” el día 27 de abril del 2011.
También Elizardo embaucó a Radio Martí al colocar en su inventada lista a Raúl Barthelemy Carrero, Marisol Fernández, Ernesto García,  Guillermo Mora, todos supuestamente detenidos el día 23 de febrero del año pasado en Manatí, provincia Las Tunas, y que eran ajenas a Cuba, pues ni vivían en la Isla, ni eran ciudadanos de este país. Otra de sus invenciones sobre inventada represión involucró, el pasado 13 de abril de 2011,  a Boris Iván Pérez, Carlos Alberto Garrido, Sebastián Ignacio Silva y Francisco Javier Sánchez, en un acto de supuesta represión ocurrido en Remedios, y oriundos de Villa Clara, quienes, en realidad, son integrantes del once futbolístico “Audaz Club Sportivo Italiano”, perteneciente a la liga chilena. La misma pifia se la tragaron los jefes de Radio Martí  al difundir la detención de Jessica  Rojas Aquino, Denisis Guardado Flores, Elaini Villavicencio Peña y Rosa Morales Román, en realidad una vez integrantes de un equipo femenino de voleibol del Perú, a finales de los años 90, quienes se dijo fueron capturadas el  18 de abril de 2011, “en una acción represiva del gobierno cubano”, ocurrida en  Boyeros, La Habana. No escaparon tampoco de la engañosa trampa a sus promotores, de los que Elizardo recibe abundante dinero (Solo la Fundación Hispano Cubana,  le envía cerca de 20 000 euros anuales, una mayoría de los cuales se apropia para pagar su licenciosa vida), otras importantes personas, tales como Evaristo González Silva, profesor universitario y miembro del Consejo Publicitario de Argentina; a Juan Carlos Molleda,  catedrático e investigador de Relaciones Públicas en la Facultad de Periodismo y Comunicaciones de la Universidad de Florida;  Román Pérez Senac, presidente de la Asociación Uruguaya de Relaciones Públicas; el detenido el 20 de julio de 2011, Luis Alberto Moreno, ex embajador de Colombia en Estados Unidos durante el mandato del ex presidente  Andrés Pastrana, a quien endilgó la condición de  miembro del Partido pro Derechos Humanos en La Habana; así como a otros dos supuestos cubanos arbitrariamente capturados por la “policía política del régimen de Castro”, el 21 de julio de 2011, quienes en realidad eran José María  Adriazola, presidente de la Federación española de Atletismo y Juan Carlos Higueros, atleta español de mil 500 metros, ganador en Estocolmo 2011 en la carrera de 3 000 metros.
Pero como entre pillos anda el juego, hoy nuevamente Radio Martí publicó una lista fabricada por “El Camaján” Sánchez Santacruz, que incluye a  631 detenidos en Cuba, nada menos que en enero del 2012. ¿Habrán comprobado los papagayos de la guerra mediática anticubana la veracidad de estos datos? ¿Quieren volver a verse expuestos, me pregunto, al ridículo y a la vergüenza? No lo sé realmente, sin embargo conozco que ellos tienen también su tejado sucio por el estiercol y las estafas continuadas del dinero del contribuyente norteamericano, quien no imagina cómo se despilfarra su dinero en una guerra sin sentido y destinada al fracaso.
Recuerdo que no hace mucho, creo que en 2010, la junta que supervisa Radio/TV Martí fue puesta  en entredicho por la Oficina de Fiscalización Gubernamental (GAO) de Estados Unidos, por no informar adecuadamente al Congreso sobre sus costos y su audiencia real  en Cuba. Salieron a la luz bochornosos escádalos de apropiación indebida de fondos, pagos exagerados a ciertos periodistas, etc., que determinaron que la GAO propusiera que Radio/TV Martí tuvieran una mayor supervisión de la  Junta Directiva de Radiodifusión (BBG),  y que se analizara su dependencia a la División Latinoamericana de la Voz de Estados Unidos de América (VOA). En resumen, la eficacia de Radio Martí fue vapuleada públicamente e hizo el hazmerreir ante el gobierno norteamericano y el Congreso.

Quiero prestar especial atención a uno de sus programas emitido el día 7 de enero de 2012,  a las 20:18 de la noche, exactamente, y titulado “Las Noticias Como Son”, cuya conducción recayó en Amado Gil  y José Luis Ramos, quienes tuvieron como invitados nada menos que al plumífero residente en Madrid, Michael Suárez, y a la contrarrevolucionaria Miriam Leiva,  autotitulada “periodista independiente” en la Habana.
José Luis Ramos inició el debate sobre mi denuncia contra Posada Carriles, publicada en mi blog “Descubriendo verdades” y donde puse al desnudo sus secretos planes terroristas en relación con la XXI Feria Internacional del Libro de la Habana, durante la próxima visita del Papa Benedicto XVI y, sobre todo, en la preparación de acciones terroristas contra la plataforma petrolera Scarabeo 9 y la termoeléctrica “Antonio Guiteras”, de Matanzas.
De inmediato, Amado Gil pretendió acusar al gobierno cubano de vincular a Posada Carriles con la supuesta oposición pacífica en la Isla.

La mercenaria Miriam Leyva trató de justificar a los provocadores dentro de Cuba, expresando: “yo pienso que no debería de ninguna manera lesionarse acontecimientos muy importantes que van a  tener lugar en Cuba, como al visita del Papa. Y además llamo la atención que la plataforma Scarabeo 9, no es cubana, es de empresas multinacionales y en ese caso, no sería un ataque directamente al Gobierno de Cuba o a Cuba. De todas formas pienso que también por parte de algunos elementos en Miami, algunas personas, pues están acostumbrados de vivir de eso y con eso.”

Dos cosas, sin embargo, dejó puestas sobre el tapete, en sus palabras, Miriam Leyva: Que el ataque, según ella, contra la Scarabeo 9, no sería contra Cuba (¿Fronteriza, acaso?) y que sí, es cierto, hay inviduos en Miami que viven del terrorismo. De hecho admitió que Posada carriles y sus socios lo hacen, simplemente.

En otra parte del debate se cuestionan los foristas de Radio Martí  el silencio de Posada Carriles sobre mis acusaciones. Dice uno de ellos: “Yo creo de todas formas que Posada Carriles debería pronunciarse y decir lo que sabe o no sabe, desligarse de esta amenaza, de esta denuncia que se ha hecho desde La Habana, que además se presenta sin pruebas. No hay ni una sola prueba, es una enumeración de reuniones y de listas de nombres de personas que se han presentado. Y por supuesto aquí está la mano de la Seguridad del Estado metida. El autor del artículo es Percy Alvarado, un conocido agente de la Seguridad del Estado. (,,,)  Si mi nombre estuviese ahí, yo haría un comunicado, explicando lo que sé y o sé. Y denunciando al Gobierno de Cuba por involucrarme en una situación de esta naturaleza, que puede ser muy delicada apara personas que viven en EEUU donde el terrorismo se persigue como no podía ser de otro modo.”
Lo cierto es que Posada Carriles y todos los implicados permanecen callados pues ellos conocen la veracidad de las acusaciones. Nuestras fuentes, por supuesto, por elemental lógica, las omitimos. En última instancia, le corresponde al FBI decir si estamos en lo cierto o no. Ellos saben tan bien, como nosotros, que Posada es un terrorista activo y peligroso como cuaquier miembro de AlQaeda. Lo saben también la administración Obama, pues los conoce y los usa a su antojo, como ha sucedido en Libia y lo hacen ahora contra Siria.

El día 2 de febrero tuvo su espectáculo en Radio Martí, en el mismo programa  “Las Noticias Como Son”, la mercenaria Yoani Sánchez,  abordando el tema de la “Prospección petrolera en aguas de Cuba. Situación de la prensa cubana.” Un fragmento de ese encuentro lo dice todo:

“Me siento en un dilema en cuanto a las perforaciones que se están haciendo de petróleo. Por un lado me encantaría que mi país tuviera una autonomía energética, no solo pensando en el ahora, sino pensando en mis hijos y en mis nietos  que vivan en una Isla donde no solo abunde el agua dulce sino que abunde el petróleo y los combustibles fósiles. (…) Pero por otro lado me espanta la idea de esas perforaciones tan cerca, conociendo sobre todo cómo se trabaja en Cuba, como se  ningunea o se subestiman las protecciones, los detalles que tienen que ver con la salvaguardia del ecosistema, como una vez me preocupó muchísimo que tuviéramos en el medio de la Isla una central electro nuclear y estoy temblando de ver un derrame de petróleo en las costas de mi país al estilo de Prestic, en España, o de algo parecido.”
Yoani, de hecho, se hizo cómplice del discurso de sus padrinos mafiosos en el Congreso norteamericano contra el desarrollo petrolero en Cuba, ganándose el reconocimiento de quienes la promocionan y sobredimensionan a su libre albedrío, como Ileana Ros-Lehtinen, Marco Rubio, Mario Díaz-Balart y compinches.

No faltaron en la entrevista, por supuesto, los ataques a la prensa “oficialista” por parte de la vedette de turno de la guerra ideológica contra Cuba, lo que se puso de manifiesto en el siguiente diálogo, relacionado sobre un reciente discurso del compañero Tubal Páez, presidente de la UPEC:

José Luis Ramos: “Hay un segundo paso del que no se hablé en la Conferencia, vale preguntarse. Bueno ¿y cómo el periodista comprueba que lo que le está diciendo ese funcionario gubernamental es cierto? ¿Dónde está el balance de esa noticia, el que dice que eso no es cierto? ¿Dónde está la investigación para ver si eso es cierto?”

Amado Gil: “Es irrelevante este llamado del oficialista presidente de la UPEC.”

Yoani Sánchez: “Creo haber escuchado las canciones de Sara  González en los matutinos y en los actos donde tuve que participar, lamentablemente es una persona que se encasilló demasiado y es una pena porque tenía una voz que hubiera dado para mucho más, pero se dejó encasillar políticamente. (…) Todo lo que podamos decir de Sara González ahora mismo son impresiones muy de tipo artístico, personal, subjetivo, y creo que la vida y el tiempo dirá la última palabra.”

Claro, reafirmo yo, el tiempo dirá la última palabra y las Yoanis pasarán a la historia sin reconocimiento alguno en la memoria histórica de las nuevas generaciones. Sara González, por su parte, quedará en nosotros, como una llama viva, expresando en nuestros corazones su arenga permanente por el combate en defensa de nuestra Patria y de nuestras conquistas.
Por último, debo recordarle a nuestros enemigos, que los 41 006 materiales contrarrevolucionarios emitidos por ellos en el año  2011 en Radio Martí, así como los 10 308 colocados en sus más de 736 blogs anticubanos y los 86 533 twitters lanzados a Internet por sus mercenarios, no nos quitan el sueño. Cuba está preparada para enfrentar cualquier tipo de agresión, incluida esta despreciable guerra ideológica basada en la vil mentira y en las más bochornosas calumnias.
¡Este, acaben de entenderlo, es un pueblo que no se doblega ni se rinde!
( Percy Francisco Alvarado Godoy)

Vea quiénes pretenden acuchillar a Cuba en la Cumbre de Perú mediante PASCA

Vea quiénes pretenden acuchillar a Cuba en la Cumbre de Perú mediante PASCA

El tópico ha sido explicado en sendos artículos por Luis Alberto Rodríguez, periodista mexicano en sendos artículos reproducidos aquí.

El Proyecto PASCA en la Cumbre de Perú

El sueño no alcanza para todos aquí. La próxima Cumbre de las Américas que tendrá lugar, entre el 13 y el 14 de abril, en Lima, Perú, ha creado un clima de alta tensión, primero, por la llegada de Donald Trump y segundo, por su encuentro con países a quien el titular de la Casa Blanca ha tildado de adversarios como Venezuela, Cuba, Bolivia…

Tal agitación no es exclusiva de la cumbre de presidentes, lo es también entre la sociedad civil que se verá las caras en tierra peruana, por un lado, las organizaciones asiduas a la Casa Blanca y, por el otro, quienes mantienen una política a contracorriente de Trump.

Es así como la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia, —la Redlad, asociada a la Organización de Estados Americanos—, ha operado la iniciativa llamada “Participación de la Sociedad Civil en la Cumbre de las Américas”, también conocida como Proyecto PASCA.

Auspiciada por la Fundación Freedom House, la Redlad ha causado estragos entre los organizadores del encuentro ciudadano de la Cumbre de Perú. Su intención es darle foro a voces que abiertamente proponen la re-anexión de Cuba a Estados Unidos. Esto, como era de esperase, ha levantado las críticas de varios países latinoamericanos y tiranteado el transcurrir del evento. Lima es hoy —y en buena parte, debido a eso—, un terreno minado para la política exterior americana.

¿Por qué el empeño de la Redlad en estirar así el contexto de la Cumbre de Perú? Quizá porque el Proyecto PASCA fue diseñado para eso, al ser parte de un proyecto más grande de la Freedom House: la iniciativa “Buiding Bridges for Civil Society in Cuba”, cuyo objetivo es dar foro a anexionistas cubanos en eventos como los de Lima, y generar impacto mediático que sirva a la política exterior de la Casa Blanca.

La historia de la Freedom House es conocida: nació en la guerra fría como brazo político del Departamento de Estado frente al comunismo. Y de esto parece obvio que Donald Trump saca provecho.

La Cumbre de Perú medirá la influencia efectiva del mandatario estadunidense sobre Latinoamérica y el Caribe. Es la primera vez que el presidente sale al encuentro del resto del continente y la política exterior de la Casa Blanca está valiéndose de todas sus herramientas para asegurarle a Trump una estancia favorable. Al respecto, el Proyecto PASCA hace su parte.

Desde ya, la Redlac en conjunción con asociaciones como la peruana Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo —asociada a la Cancillería de Perú—, dan el visto bueno a quienes tendrán reflectores en los foros sociales de la Cumbre. Los medios aguardamos pacientes y el binomio Trump-Cuba prende en automático los micrófonos.

¿Podrá el presidente beneficiarse de esto? Lo que puede advertirse es que, lo que ocurra en Lima determinará la política de Estados Unidos hacia el sur del continente por el resto de la era Trump. Latinoamericanismo o Washington: Las cámaras están listas.

¿Qué es el Proyecto PASCA y quién está detrás?

Las cosas se mueven rumbo a la próxima Cumbre de las Américas, a realizarse del 13 al 15 de abril en Perú. Será el primer gran intento de Donald Trump por separar a los “buenos” de los “malos” en el continente; donde los “buenos” son aquellos países que atienden los mandatos de la Casa Blanca y los malos, a saber, los no alineados.

Las tácticas utilizadas por Trump son específicas. Algunas muy básicas, como no invitar a Venezuela a la cumbre. Otras, más elaboradas, como la que Washington dedica a Cuba, otro de los “bad guys” de América, según el gobierno de EE.UU.

Se trata del proyecto “Buiding Bridges for Civil Society in Cuba”, financiado por el Departamento de Estado, el cual promueve la participación de grupos anti-cubanos en los foros regionales de la Organización de Estados Americanos (OEA). La idea es que estos grupos se inserten en la Cumbre de las Américas de Perú para hablar mal del gobierno de Cuba y que esto impacte en los medios; claro, con dinero de por medio y a través del conocido Proyecto PASCA.

¿Qué es el Proyecto PASCA? Es el proyecto llamado “Participación de la Sociedad Civil en la Cumbre de las Américas” que busca crear un “foro ciudadano” en la Cumbre de Perú.

Es operado por la Red Latinoamericana y del Caribe por la Democracia –la Redlad—y he ahí lo interesante, pues esta recibe dinero de la Fundación Freedom House, organización radicada en Washington la cual, a su vez, funciona con dinero del Departamento de Estado de EE.UU. para regar financiamiento a iniciativas como el “Building Bridges…”.

¿A quienes pretende llevar el Proyecto PASCA a hablar mal de Cuba en la Cumbre de las Américas? 

Aquí una lista de invitados. Apréndaselos porque los veremos salir en los canales y periódicos cumpliendo el propósito para el cual les han pagado:

Yusmila Reyna Ferrera, Fernando Edgardo Palacio Mogar, Navid Fernández Cabrera, Guillermo Fariñas Hernández, Boris González Arenas, Claudio Fuentes Madan, Alexei Gamez Alonso, Rolando Rodríguez Lobaina, Egberto Angel, Cristina Rodríguez Penton, Antonio Rodiles, Elizardo Sánchez, Henry Constantin Ferreiro, Erick Álvarez Gil, Camilo Ernesto Oliveira, Roberto de Jesús Guerra Pérez, Acelia Carvajal Montaine, Juan del Pilar Goberna Hernández, Magalys Norbis Otero Suárez, Nelson Manuel Álvarez Matute, Angel Hurtado Porro, Tairhit Rivero Álvarez, Sandra Margarita Borges García, Eroisis González Suárez, Zuleidys Lisbet Pérez Velázquez, José Daniel Ferrer, Manuel Silvestre Cuesta Morúa.

 

Empieza la Tercera Reunión Ordinaria de 2018 del Grupo de Revisión e Implementación de Cumbres (GRIC) en Lima, Perú. Nuestra directora ejecutiva, @Ginitastar, hace presencia para participar activamente como una de las voces de la sociedad civil.

El sueño no alcanza para todos aquí. La próxima Cumbre de las Américas que tendrá lugar, entre el 13 y el 14 de abril, en Lima, Perú, ha creado un clima de alta tensión, primero, por la llegada de Donald Trump y segundo, por su encuentro con países a quien el titular de la Casa Blanca ha tildado de adversarios como Venezuela, Cuba, Bolivia…

Tal agitación no es exclusiva de la cumbre de presidentes, lo es también entre la sociedad civil que se verá las caras en tierra peruana, por un lado, las organizaciones asiduas a la Casa Blanca y, por el otro, quienes mantienen una política a contracorriente de Trump.

Es así como la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia, —la Redlad, asociada a la Organización de Estados Americanos—, ha operado la iniciativa llamada “Participación de la Sociedad Civil en la Cumbre de las Américas”, también conocida como Proyecto PASCA.

Auspiciada por la Fundación Freedom House, la Redlad ha causado estragos entre los organizadores del encuentro ciudadano de la Cumbre de Perú. Su intención es darle foro a voces que abiertamente proponen la re-anexión de Cuba a Estados Unidos. Esto, como era de esperase, ha levantado las críticas de varios países latinoamericanos y tiranteado el transcurrir del evento. Lima es hoy —y en buena parte, debido a eso—, un terreno minado para la política exterior americana.

¿Por qué el empeño de la Redlad en estirar así el contexto de la Cumbre de Perú? Quizá porque el Proyecto PASCA fue diseñado para eso, al ser parte de un proyecto más grande de la Freedom House: la iniciativa “Buiding Bridges for Civil Society in Cuba”, cuyo objetivo es dar foro a anexionistas cubanos en eventos como los de Lima, y generar impacto mediático que sirva a la política exterior de la Casa Blanca.

La historia de la Freedom House es conocida: nació en la guerra fría como brazo político del Departamento de Estado frente al comunismo. Y de esto parece obvio que Donald Trump saca provecho.

La Cumbre de Perú medirá la influencia efectiva del mandatario estadunidense sobre Latinoamérica y el Caribe. Es la primera vez que el presidente sale al encuentro del resto del continente y la política exterior de la Casa Blanca está valiéndose de todas sus herramientas para asegurarle a Trump una estancia favorable. Al respecto, el Proyecto PASCA hace su parte.

Desde ya, la Redlac en conjunción con asociaciones como la peruana Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo —asociada a la Cancillería de Perú—, dan el visto bueno a quienes tendrán reflectores en los foros sociales de la Cumbre. Los medios aguardamos pacientes y el binomio Trump-Cuba prende en automático los micrófonos.

¿Podrá el presidente beneficiarse de esto? Lo que puede advertirse es que, lo que ocurra en Lima determinará la política de Estados Unidos hacia el sur del continente por el resto de la era Trump. Latinoamericanismo o Washington: Las cámaras están listas.

¿Qué es el Proyecto PASCA y quién está detrás?

Las cosas se mueven rumbo a la próxima Cumbre de las Américas, a realizarse del 13 al 15 de abril en Perú. Será el primer gran intento de Donald Trump por separar a los “buenos” de los “malos” en el continente; donde los “buenos” son aquellos países que atienden los mandatos de la Casa Blanca y los malos, a saber, los no alineados.

Las tácticas utilizadas por Trump son específicas. Algunas muy básicas, como no invitar a Venezuela a la cumbre. Otras, más elaboradas, como la que Washington dedica a Cuba, otro de los “bad guys” de América, según el gobierno de EE.UU.

Se trata del proyecto “Buiding Bridges for Civil Society in Cuba”, financiado por el Departamento de Estado, el cual promueve la participación de grupos anti-cubanos en los foros regionales de la Organización de Estados Americanos (OEA). La idea es que estos grupos se inserten en la Cumbre de las Américas de Perú para hablar mal del gobierno de Cuba y que esto impacte en los medios; claro, con dinero de por medio y a través del conocido Proyecto PASCA.

¿Qué es el Proyecto PASCA? Es el proyecto llamado “Participación de la Sociedad Civil en la Cumbre de las Américas” que busca crear un “foro ciudadano” en la Cumbre de Perú.

Es operado por la Red Latinoamericana y del Caribe por la Democracia –la Redlad—y he ahí lo interesante, pues esta recibe dinero de la Fundación Freedom House, organización radicada en Washington la cual, a su vez, funciona con dinero del Departamento de Estado de EE.UU. para regar financiamiento a iniciativas como el “Building Bridges…”.

¿A quienes pretende llevar el Proyecto PASCA a hablar mal de Cuba en la Cumbre de las Américas? 

Aquí una lista de invitados. Apréndaselos porque los veremos salir en los canales y periódicos cumpliendo el propósito para el cual les han pagado:

Yusmila Reyna Ferrera, Fernando Edgardo Palacio Mogar, Navid Fernández Cabrera, Guillermo Fariñas Hernández, Boris González Arenas, Claudio Fuentes Madan, Alexei Gamez Alonso, Rolando Rodríguez Lobaina, Egberto Angel, Cristina Rodríguez Penton, Antonio Rodiles, Elizardo Sánchez, Henry Constantin Ferreiro, Erick Álvarez Gil, Camilo Ernesto Oliveira, Roberto de Jesús Guerra Pérez, Acelia Carvajal Montaine, Juan del Pilar Goberna Hernández, Magalys Norbis Otero Suárez, Nelson Manuel Álvarez Matute, Angel Hurtado Porro, Tairhit Rivero Álvarez, Sandra Margarita Borges García, Eroisis González Suárez, Zuleidys Lisbet Pérez Velázquez, José Daniel Ferrer, Manuel Silvestre Cuesta Morúa.

Para esta iniciativa del Departamento de Estado, trabajan en la División LAC de Freedom House: Alejandra P. Argueta, Tony Pérez, pablo Viera, Elisa López, Alexander Brockwehl y Paloma Rivera, quienes se mantienen en contacto con los cubanos entrenados en el Proyecto PASCA, al igual que la directora de la Redlad, Gina Romero.

El equipo de la Redlad lo componen también Brian Alvarado Pino, asesor de comunicaciones. Yolima Apolonia García Jaramillo, especialista en diseño. Hans Tippenhauer, representante de la organización y del Proyecto PASCA en el Caribe y asistente del ex presidente de Haití, Michel Martelly. Luis Angel Roa Zambrano y Cindi García, coordinadores de proyectos. Y Rosa Quintana, coordinadora general.

Hay que recordar que el propósito de todo esto es meter a estos personajes a hablar mal de Cuba en la Cumbre de las Américas ¿Cómo pretenden hacerlo? Quizá esto es lo más triste de la historia pues han logrado doblegar a la Cancillería de Perú para tales propósitos, a través del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO) representado por Molvina Zeballos, Carola Tello y Eduardo Toche.

Por si fuera poco, está involucrada la opositora venezolana María Mercedes de Freitas, de la organización “Transparencia Venezuela”; todos, coordinados por el Departamento de Estado, en una primera instancia por Nicholas Miller -quien actualmente desempeña otras funciones–, presumiblemente reemplazado por la funcionaria Kathreen Duffin.

Claro que Freedom House ha tratado de mantener un bajo perfil en este proyecto, por lo cual le asignaron el seudónimo “Cafe” a su organización para las comunicaciones con los cubanos entrenados. ¿Por qué ocultar su relación con esto? Quizá es el temor a que este proyecto falle, como tantos otros fabricados desde el gobierno de Estados Unidos para intentar una subversión en Cuba.

Para esta iniciativa del Departamento de Estado, trabajan en la División LAC de Freedom House: Alejandra P. Argueta, Tony Pérez, pablo Viera, Elisa López, Alexander Brockwehl y Paloma Rivera, quienes se mantienen en contacto con los cubanos entrenados en el Proyecto PASCA, al igual que la directora de la Redlad, Gina Romero.

El equipo de la Redlad lo componen también Brian Alvarado Pino, asesor de comunicaciones. Yolima Apolonia García Jaramillo, especialista en diseño. Hans Tippenhauer, representante de la organización y del Proyecto PASCA en el Caribe y asistente del ex presidente de Haití, Michel Martelly. Luis Angel Roa Zambrano y Cindi García, coordinadores de proyectos. Y Rosa Quintana, coordinadora general.

Hay que recordar que el propósito de todo esto es meter a estos personajes a hablar mal de Cuba en la Cumbre de las Américas ¿Cómo pretenden hacerlo? Quizá esto es lo más triste de la historia pues han logrado doblegar a la Cancillería de Perú para tales propósitos, a través del Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO) representado por Molvina Zeballos, Carola Tello y Eduardo Toche.

Por si fuera poco, está involucrada la opositora venezolana María Mercedes de Freitas, de la organización “Transparencia Venezuela”; todos, coordinados por el Departamento de Estado, en una primera instancia por Nicholas Miller -quien actualmente desempeña otras funciones–, presumiblemente reemplazado por la funcionaria Kathreen Duffin.

Claro que Freedom House ha tratado de mantener un bajo perfil en este proyecto, por lo cual le asignaron el seudónimo “Cafe” a su organización para las comunicaciones con los cubanos entrenados. ¿Por qué ocultar su relación con esto? Quizá es el temor a que este proyecto falle, como tantos otros fabricados desde el gobierno de Estados Unidos para intentar una subversión en Cuba.

Blog: www.buitresenlaciudad.press

Crónica de un show anunciado

En una de las fotos compartidas en Twitter, se ve a los exmandatarios posando sonrientes en un cómodo butacón negro de los salones de protocolo del aeropuerto internacional José Martí. Foto: Cuenta de Twitter de Andrés Pastrana 

Como quien cumple su papel en un guion escrito en Washington, los expresidentes Andrés Pastrana, de Colombia, y Jorge (Tuto) Quiroga, de Bolivia, se prestaron ayer para una nueva provocación contra Cuba.

Ambos se embarcaron en Bogotá en un vuelo de Avianca con destino a La Habana con el propósito de recibir el premio otorgado por una organización contrarrevolucionaria a expresidentes iberoamericanos, cuyo único «mérito» consiste en atentar contra los gobiernos progresistas de la región y plegarse a los intereses de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Granma ya había denunciado en su edición de ayer que la mal llamada «Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia» y sus asesores extranjeros planeaban una nueva provocación con el objetivo de generar inestabilidad, dañar la imagen internacional del país y afectar la marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba con otros países.

Tras aterrizar en el Aeropuerto Internacional José Martí y en ejercicio de las leyes que sustentan la soberanía de la nación, las autoridades cubanas le comunicaron a Pastrana y a Quiroga que no eran bienvenidos y que debían regresar a su puerto de origen.

Ambos conocían de antemano la posición de Cuba de no permitirles acceder a territorio nacional con sus provocativas intenciones y no parecieron muy sorprendidos por la medida, según se desprende de sus comentarios en las redes sociales sobre el incidente.

Sin embargo, los contados minutos que permanecieron en territorio internacional sirvieron para armar un revuelo internacional y lanzar denuncias contra Cuba por «agresión injustificada» y «violación de los derechos» de los exmandatarios.

Si no hubiera sido por las fotos y comentarios en tiempo real que dejaron los propios Pastrana y Quiroga en internet, cualquier incauto podría haber pensado que en verdad se encontraban detenidos o apresados.

En una de las fotos compartidas en Twitter desde uno de los salones de trámites del aeropuerto internacional José Martí, se ve a los exmandatarios
posando sonrientes en un cómodo butacón negro, a la espera de la salida de su vuelo.

¿Qué detenido sonríe a las cámaras? ¿Qué agresión se puede llevar a cabo en una sala de protocolo?

El plan era evidente. La tarea de Pastrana y Quiroga consistía en intentar ingresar al país y «poner a prueba» la determinación de las autoridades. En cualquier caso, luego se pondría en marcha la maquinaria mediática para vender el incidente ante la opinión pública como una agresión de Cuba.

Pero una vez más fracasaron en sus intentos. El año pasado armaron un plan muy parecido con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y tampoco lograron sus objetivos.

Qué lecciones de democracia y gobernabilidad pueden dar la OEA o los exmandatarios de la llamada Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), compuesta por una selección de promotores del paramilitarismo, corruptos, vendepatrias, auspiciadores del terrorismo, asesinos, responsables de masacres y neoliberales que arruinaron a sus países.

Dedicado en la actualidad a promover golpes de Estado en su país, el corto mandato de Tuto Quiroga (2001-2002) vino a poner el sello de la corrupción y la venta de los recursos naturales que caracterizaron a los gobiernos derechistas en Bolivia antes de la llegada de Evo Morales.

Entretanto, la incapacidad de Pastrana de cumplir sus compromisos y lograr unificar al país en torno al proyecto de paz, fueron las principales causas del fracaso del proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en San Vicente del Caguán.

En no pocas ocasiones solicitó la ayuda de Cuba y la del Comandante en Jefe para llevar adelante los diálogos con la guerrilla. La postura de la Revolución y su liderazgo fue siempre consecuente y está reflejada en el libro de Fidel La Paz en Colombia.

No pueden ser bienvenidos políticos y personalidades que se prestan a manipulaciones contra Cuba, ni quienes le hacen el trabajo sucio a Washington en momentos en que se desempolva la Doctrina Monroe y se busca destruir el progreso alcanzado a favor de la unidad y la integración latinoamericana y caribeña.

Ningún revolucionario digno podría permitirlo.

Fracasó provocación anticubana

 

La provocación anticubana orquestada desde Estados Unidos, bajo la financiada sombrilla de la llamada “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia”, fracasó estrepitosamente hoy en La Habana.

La tentativa de otorgar en suelo cubano un premio internacional hecho a la medida por la fabricada Red, dirigido a congratular a la denominada Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), un grupo de expresidentes derechistas de Iberoamérica que se han unido para socavar cuanto proyecto progresista surja en la región, se fue a bolina ante la imposiblidad de sus enviados de entrar a Cuba.

Los expresidentes de Colombia, Andrés Pastrana, y de Bolivia, Jorge “Tuto” Quiroga, eran los enviados especiales de Washington para ejecutar el show en La Habana. Ambos fueron invitados a abandonar suelo cubano tras arribar al Aeropuerto Internacional José Martí, a sabiendas de que no eran bienvenidos en nuestro país.

Los expresidentes fueron atendidos en un salón de la zona estéril del aeropuerto y embarcados en el siguiente vuelo de Avianca, con destino Bogotá, desde donde procedían.

Las autoridades cubanas, haciendo valer las leyes que sustentan la soberanía de la nación, frustraron esta provocación, que pretendía sumarse a los intentos por generar inestabilidad, dañar la imagen internacional del país y afectar la marcha de las relaciones diplomáticas de Cuba con la región.

La “Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia”, liderada por miembros de la contrarrevolución cubana, alterna tareas entre Miami y algunas capitales europeas, sus casas matrices, en busca de fondos e instrucciones para los planes subversivos. Sus visitas a países latinoamericanos son muy selectivas y con un objetivo claro: los bolsillos de los magnates de la derecha, como devela  el periódico Granma..

En la red social Twitter, el reportero de la revista Semana Daniel Samper se mofó de la nueva bufonada del expresidente colombiano Pastrana y su acompañante: “?Entonces en Cuba no nos recibieron a Pastrana? ?Y ahora a dónde lo mandamos?”, se pregunta el columnista y youtuber colombiano.