Los médicos cubanos son estelas de vida…

2018-11-30 11:45:29 / web@radiorebelde.icrt.cu / Carlos Serpa Maceira

Los médicos cubanos son estelas de vida…

Escuche y descargue en el audio la entrevista de nuestro periodista directamente desde nuestro Canal de iVoox

Entre los cientos de galenos cubanos que han contribuido al Programa Más Médicos para Brasil, se encuentra el doctor Ernesto Gattorno López, especialista en Medicina General Integral (MGI), quien entre marzo de 2014 y agosto de 2017 fue coordinador de la Brigada Médica Cubana en la ciudad de Paragominas, estado de Para, al nordeste de Brasil, donde multiplicó la salud universal.

“Estuve laborando en una comunidad rural llamada Caip, donde nunca había estado un médico. Aunque allá los caminos son intransitables yo nunca deje de ir, viajes que duraban cinco horas a través de los 80 km de camino que nos separaban de la ciudad de Paragominas a Caip, que tenía aldeas indígenas y que atendíamos. El pueblo llevaba 16 años de fundada y hasta ese momento no había estado allí ningún médico”.

Los médicos cubanos son estelas de vida…

El doctor Gattorno, quien ahora funge como director del Policlínico Universitario Héroes del Moncada, en el municipio capitalino Plaza de la Revolución, accedió a contar sus vivencias en Brasil y cómo sus pobladores apreciaron la labor de los médicos de la Isla.

“El estado de satisfacción de la población era muy grande, por la labor que realizan los médicos de mi brigada. Para ellos nosotros éramos un alivio en poder llevar una atención médica de calidad porque, aunque existían médicos brasileños que trabajaban en los puestos de salud de la ciudad, no hacían terreno, los médicos cubanos sí, dábamos charlas educativas, hacíamos jornadas con embarazadas, con niños, apoyando la vacunación con la enfermera”.

Gattorno agregó, además, que en Brasil conoció el Chaga, “en Cuba afortunadamente no lo hay y las enfermedades infecto-contagiosas de los niños, las enfermedades parasitarias de los infantes que en nuestra Patria prácticamente no se diagnostican. Además de situaciones con el embarazo de las mujeres, con el bajo peso, son cuestiones que nuestro sistema de salud tiene erradicado y que cuando uno llega a esos lugares humildes donde no hay una cobertura de salud adecuada hasta el momento que nosotros pusimos un pie allí se manifiestan, pues nuestra labor es resolver estas situaciones de salud para logar mejores índices de calidad en la salud de esas personas”.

Los médicos cubanos son estelas de vida…

Durante la entrevista conocimos de un hecho que le marcó. “Había una muchacha muy pobre en la comunidad rural Caip que nunca su familia había sido atendida por un médico, yo le seguí su embarazo, aumentó de peso, modifiqué sus hábitos alimentarios y logró tener sus gemelas, en un parto que se hizo allí mismo; ella no dejó que nadie pusiera nombre para que yo tuviera ese honor, entonces llevan el nombre de mis hijas”.

Gattorno López tiene muy buenos recuerdos de su misión médica. “A mí me marcó Brasil primero por la experiencia de trabajar en ese tipo de comunidad durante tanto tiempo, anteriormente había estado en la República Bolivariana de Venezuela, pero me había desempeñado en funciones administrativas. No había trabajado directamente con la población, en Brasil lo hice y ha sido una experiencia muy buena, y el cariño de las personas, esa gente humilde, de esas personas por las que Ud. se levanta todos los días con ánimo de vencer las adversidades, de un lugar rural, sin energía, sin internet, sin comunicaciones. Pues eso es algo que no tiene precio, las miradas de esos niños, la sonrisa de sus padres es algo que no se paga con ningún dinero del mundo”.

Este profesional de la salud pública cubana le reconforta saber que deja estelas de vidas en andar por la vida, en las naciones que los necesiten.

Los médicos cubanos son estelas de vida…

 

Fidel y el Perú, instantánea del altruismo

Por: Dianet Doimeadios Guerrero

Fidel dona sangre tras el terremoto de Ancash, Perú, en 1970. Foto: Cubaminrex
Cuenta en sus memorias un sobreviviente de la catástrofe que “el terremoto de Áncash costó un Perú para su pueblo”. A voz de comarca, por aquellas tierras, todo lo que valga un Perú tiene un precio muy alto. Y así fue. Setenta mil víctimas, un sinfín de heridos y desaparecidos, decenas de comunidades arrasadas dejó el sismo que, a las 15 horas del 31 de mayo de 1970, trastocó a los peruanos.
“Sentimos un tremendo ruido (…) Se asemejaba al de muchos aviones. No sabíamos por dónde venía ni qué pasaba. Finalmente vimos el aluvión de lodo completamente negro con más de 40 metros de altura que avanzaba botando chispas de distintos colores”, relata quien vivió para contar las consecuencias de un seísmo de 7,9 grados en la escala de Richter.
Durante 45 minutos tembló con tanta fuerza la tierra que el Huascarán se zarandeó. Cuarenta millones de metros cúbicos de hielo, lodo y piedras se esparcieron en avalancha sobre ciudades enteras del Norte peruano. Tras la sacudida y el alud, un manto negro de polvo y dolor permaneció durante días en la zona.
En La Habana, pendiente siempre de los cables, Fidel supo de los hechos y las necesidades del pueblo peruano. La nación inca y Cuba no tenían relaciones diplomáticas. El expresidente Manuel Carlos Prado las había quebrado, no vio a bien que la Isla tomara “el camino socialista”. Sin embargo, para el líder de los cubanos esta no sólo era “la tragedia del Perú sino de toda la Humanidad”.
Así consta en el diario Granma de la época y en una fotografía que aparece multiplicada en el ciberespacio. La imagen guarda el instante en que Fidel, con el brazo extendido, donó sangre para los damnificados del terremoto del ‘70. Tras él, más de 150 mil cubanos también lo hicieron.
Decenas de médicos partieron con el equipamiento necesario para instalar cinco hospitales. Llegaron hasta Áncash, Recuay, Huaraz, Carhuaz y otros poblados afectados. Cuba fue el primer país en enviar ayuda para los peruanos. Dos años después, el 8 de julio de 1972, el gobierno de Juan Velasco Alvarado restableció las relaciones diplomáticas con la Isla.
Los doctores cubanos han regresado una y otra vez a Perú, por el terremoto en Pisco (2007) o por las intensas lluvias de Piura (2017). En Áncash hay un parque que se llama Cuba y muchos hombres dispuestos a confesar que tienen sangre cubana en su cuerpo, y los genes de Fidel en el alma.
En 2007, el Gobierno del Perú declaró el 31 de mayo como “Día Nacional de la Solidaridad y de Reflexión en la Prevención de Desastres”.

El cariño y la ternura de los médicos cubanos, conmovieron a los pacientes peruanos en 2017. Foto: Enmanuel Vigil Fonseca.

Largas distancias a pie, con el suelo aun inundado, debieron recorrer nuestros médicos. Foto: DR. Enmanuel Vigil Fonseca.

Médicos cubanos mostraron su solidaridad con el pueblo peruano en 2017. Foto: Archivo

Médicos cubanos atendieron a damnificados peruanos en 2017. Foto tomada del perfil en Facebook de Enmanuel Vigil.

La fila era larga, pero cada paciente fue atendido adecuadamente. Perú, 2017 Foto: Dr. Enmanuel Vigil Fonseca
Fuente Cubadebate
Médicos cubanos en Perú enfrentaron una compleja situación tras lluvias en 2017.Foto: Archivo