La Habana apuesta por una mejor ciudad en sus 500

 

 
La Habana rumbo a los 500
Sumar a todos, tanto a la población como a las entidades nacionales, provinciales y municipales, en las acciones para conmemorar el aniversario 500 de La Habana es un reto y en ello radica también la clave de una mejor concreción de lo proyectado al respecto.
Así se ratificó en días pasados durante un encuentro encabezado por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en el cual se dio seguimiento a temas de vital importancia para el desarrollo de la capital de todos los cubanos.
El presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, Reynaldo García Zapata, detalló el estado de cumplimiento de los acuerdos adoptados en anteriores reuniones del Grupo Gubernamental de Apoyo a la capital.
En tal sentido, explicó sobre diferentes acciones de control que se continúan realizando en la provincia. Coincidiendo con el periodo vacacional, durante el mes de agosto estuvieron enfocadas en lo fundamental hacia lugares donde se brindan servicios a la población, como es el caso de las playas del este, los parques de diversiones, grandes plazas y mercados, terminales de ómnibus, así como Coppelia, el complejo de Zapata y 12 y otras unidades gastronómicas.
Particularmente sobre la transportación de pasajeros, se informó que dado el déficit de ómnibus no es posible cumplir con la programación diaria de viajes, dejándose de transportar alrededor de 227 000 pasajeros en el día. En ello inciden, además, otros factores como problemas organizativos y de indisciplina laboral y tecnológica, así como déficit de choferes, de directivos y de técnicos en diferentes terminales.
Aseguró García Zapata que cada uno de los lugares inspeccionados ha sido visitado con posterioridad por la máxima dirección del Partido y el Gobierno en la provincia de conjunto, pudiendo constatarse la adopción de las medidas disciplinarias y organizativas correspondientes, que redundan en una mayor calidad de los servicios.
Por otra parte, reiteró el llamado a todos los organismos de la administración central del Estado y a las entidades estatales –sean de subordinación nacional o no–, ubicadas en La Habana, a intensificar las labores de reparación y pintura de fachadas y a mejorar la imagen y los servicios que se ofertan a la población, fundamentalmente para la reanimación comercial, cultural y social de arterias principales.
De la misma manera, se actualizó respecto a la situación de la recogida de desechos sólidos y las diferentes alternativas que se ponen en práctica para ello, con mayor participación y responsabilidad del municipio.
Otro tema de la agenda correspondió al programa de la vivienda, sobre el cual se señaló lo referido al cumplimiento del plan de inversiones del presente año, destacándose que los principales destinatarios de los inmuebles terminados hasta el mes de julio fueron los albergados y los residentes en edificaciones críticas.
En este punto también se analizaron el plan de mantenimiento, conservación y rehabilitación de viviendas, que ha beneficiado más de 2 700 instalaciones; y el de demoliciones, reparación y mantenimiento de edificios altos, donde la mayor incidencia radica en el subprograma de reforzamiento, dada la no existencia de vigas metálicas, ante ello se buscan alternativas que permitan continuar con las labores previstas.
Del mismo modo, se examinó el programa de la producción local de materiales de la construcción, identificándose 29 zonas de consejos populares para crear en ellas las bases productivas o minindustrias, fundamentalmente en los municipios periféricos, que se encargarán de proveer de materiales a los municipios no periféricos.
En tal sentido, el Presidente cubano catalogó de fundamental este programa en la capital, al tiempo que destacó la importancia de desarrollar todas las capacidades posibles en los municipios habaneros, lo cual no solo puede ser útil en las actuales labores de reparación y construcción, sino también en el futuro.
Más adelante, y como ya es habitual en las reuniones del Grupo Gubernamental de Apoyo a la capital, correspondió puntualizar el trabajo realizado en un municipio con vistas al aniversario 500 de La Habana.
En esta ocasión, Adalberto González Arce, presidente del Poder Popular Municipal de La Lisa, destacó las principales proyecciones de trabajo, con la consecuente reparación de obras y la ejecución de otras.
Señaló el remozamiento de 25 consultorios médicos, un hogar materno, seis casas de abuelos, un banco de sangre, seis círculos infantiles, dos escuelas especiales y ocho secundarias básicas, nueve bodegas, 13 carnicerías, cinco supermercados, cuatro cafeterías y tres unidades del Sistema de Atención a las Familias.
Asimismo, la reparación integral de 19 edificios e igual número de ciudadelas; la sustitución de 16 redes albañales; la entrega de 109 terrenos a casos sociales para la construcción de viviendas por esfuerzo propio; 802 subsidios terminados; la erradicación de barrios insalubres como El Palenque, para lo cual se construyó el de La Victoria; la reparación de 23 paradas; la rehabilitación del drenaje pluvial en la zona del consejo popular de San Agustín; la instalación de 27 acometidas de agua; el bacheo y pavimentación de calles; la reparación de cinco puentes; el dragado de los ríos Quibú y Jaimanitas, que inciden en cuatro zonas de consejos populares, y la reparación de siete fosas y tanques sépticos.
Las transformaciones abarcan así cada rincón capitalino, de manera tal que todos los habitantes se sumen y se sientan parte del amplio movimiento que en la actualidad se lleva a cabo.


(Granma)

Chequeo presidente cubano programas fundamentales para el desarrollo del país

Las reuniones de chequeo estuvieron encabezadas por el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez; el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Salvador Valdés Mesa; el segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura; el Comandante de la Revolución, Ramiro Valdés Menéndez; y el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ulises Rosales del Toro.
Las reuniones de chequeo estuvieron encabezadas por el presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez; el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Salvador Valdés Mesa; el segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista, José Ramón Machado Ventura; el Comandante de la Revolución, Ramiro Valdés Menéndez; y el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ulises Rosales del Toro. Foto: Estudios Revolución

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, chequeó en días recientes la marcha de los programas agrícola y ganadero; de la producción industrial de alimentos y bebidas; así como de las fuentes renovables y la eficiencia energética en Cuba, los cuales calificó de fundamentales para nuestro desarrollo sostenible.

Gustavo Rodríguez Rollero, titular de la Agricultura, realizó una valoración sobre los programas de desarrollo que desde hace algunos años emprende ese ministerio, entre ellos el arrocero, de granos, el tabacalero, de café y cacao, de apicultura, de frutales y cítricos, de viandas y hortalizas, de Acopio y Frutas Selectas, y el ganadero.

Como primer punto se señaló que el incremento de los indicadores de estos programas pasa por mejorar el rendimiento agrícola, lo cual será posible a partir de tener bajo riego una mayor cantidad del área cultivable.

De ahí que una de las principales líneas en las que se trabaja sea transformar la situación del riego en las tierras con valor de uso, sobre todo con sistemas de factura nacional.

Del programa arrocero se reconoció su avance, aun cuando se requiere recuperar y modernizar la infraestructura del campo y sus viales; seguir mejorando la variedad de las semillas que se utilizan, las cuales hoy son todas cubanas; y culminar el proceso de inversión en las industrias de secado y molinado para darle la calidad requerida al producto final que se destina al consumo de la población.

Según se supo, la producción nacional de arroz continuará el incremento sostenido de los últimos años.

Respecto al programa de granos, entre los que se incluyen el maíz, el sorgo y el frijol, se enfatizó en la necesidad de ampliar la capacidad de cosecha mecanizada y de las plantas para el secado y beneficio. En tal sentido, se urgió en la reunión a agilizar la construcción y montaje de cinco plantas que ya están en Cuba, las que llegarán en un futuro hasta 32.

En el presente año se prevén acopiar en el país para el encargo estatal 50 000 toneladas de frijoles, de las ­70 000 que se necesitan para satisfacer la demanda de ese destino. De mantenerse el desarrollo ascendente de dicho programa, se podrán sustituir en los próximos dos años las importaciones de este grano.

Díaz-Canel Bermúdez indicó considerar en estos planes otras variedades de granos, por ejemplo, el garbanzo, que no requiere de grandes cantidades de agua. Igualmente, reiteró el llamado a tomar en cuenta las investigaciones que en esas materias se realizan en universidades e institutos del país.

Acerca de la rama tabacalera se informó que continúan creciendo los ingresos por exportación, lo cual indica la pertinencia de seguir potenciando este renglón.

En consecuencia, se prevé extender el fondo de tierra dedicado a su cultivo, fundamentalmente en el centro y oriente del país; así como ampliar la capacidad de curado y beneficio en correspondencia con el incremento de las siembras.

Durante la reunión de chequeo se coincidió en que uno de los programas con más dificultades ha sido el de café y cacao, en el cual se avanza con lentitud.

Entre las tareas que se acometen para mejorar los indicadores del café están el completamiento de la población en las áreas que solo cuentan con el 70 % de las plantas; el aumento de la siembra en el llano y la generalización de los resultados y experiencias derivadas del proyecto Cuba-Vietnam.

Para ambos productos se seguirá propiciando la participación del Ejército Juvenil del Trabajo, que ha demostrado su valía en estas labores. Asimismo, se continúan mejorando las condiciones de vida en la montaña para evitar el éxodo hacia las ciudades.

Sobre el programa de la apicultura, el cual muestra resultados favorables, se comentó que el récord histórico de miel es de 10 000 toneladas y se aspira a llegar hasta 15 000 en los próximos años.

También se labora en modernizar y completar la industria para el beneficio de la miel y de los derivados de las colmenas, con el fin de otorgar valor agregado a las producciones e incrementar de esta forma los ingresos en divisas por exportaciones.

En cuanto a los cítricos y frutales, aun cuando se han ido recuperando algunas producciones, todavía no se logra satisfacer la demanda. Entre otros aspectos se señaló que deben completarse las áreas de viveros, profundizar en la capacitación de los productores, continuar con el programa de construcción de minindustrias y asegurar el envase y embalaje para aprovechar toda la fruta disponible.

El Presidente cubano destacó la labor que se realiza en la Empresa Agroindustrial Ceballos, de Ciego de Ávila, donde logran cerrar el ciclo productivo desde el campo hasta la industria. Igualmente, abogó por la recuperación del cítrico en el municipio especial de Isla de la Juventud, con amplia tradición en estas labores, sobre todo en la toronja.

Del programa de viandas y hortalizas se puntualizó que se trabaja en la consolidación de los polos productivos y en la implementación del autoabastecimiento municipal de ­productos agrícolas para llegar a la meta de asegurar 30 libras mensuales percápita.

Se reiteró que la agricultura urbana y suburbana juega un papel fundamental en el abastecimiento de hortalizas frescas para la población. En él resulta estratégico completar 10 000 hectáreas de organopónicos, huertos intensivos y semiprotegidos.

En tanto, se fortalece y recupera el sistema de Acopio y Frutas Selectas a nivel de mercados agropecuarios estatales y unidades del turismo, el cual está dirigido a contratar todas las producciones posibles, incluso las de productores individuales y cooperativas.

Al respecto, Díaz-Canel Bermúdez se refirió al alza de los precios de los productos agrícolas, fenómeno que se debe sobre todo a la especulación. Hoy existe más producción que años atrás y los precios continúan elevados, tenemos que lograr una medida que controle esta situación con efectividad, señaló.

Finalmente, fue analizado el programa ganadero y avícola dentro del cual se aspira a producir en los próximos años 250 000 toneladas de carne de cerdo y 3 000 millones de huevos anuales; mejorar las capacidades en almacenes, silos metálicos refrigerados y fábricas de pienso; al tiempo que se recuperen las instalaciones creadas por la Revolución con la guía del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz para elevar los niveles de leche y carne vacuna.

PROGRAMA DE DESARROLLO EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA

En la reunión de chequeo María del Carmen Concepción González, titular de la Industria Alimentaria, informó acerca del programa de desarrollo de este ministerio que comprende acciones para restituir gradualmente la elaboración industrial de alimentos, incrementar las exportaciones, disminuir la importación de productos industrializados y mejorar la satisfacción de la demanda en el mercado interno y el turismo.

Se requiere culminar el proceso de inversión en las industrias de secado y molinado de arroz para darle la calidad requerida al producto final que se destina al consumo de la población. Foto: Leydis María Labrador

Como parte de estas acciones, desde el 2012 se puso en marcha, por ejemplo, el programa del camarón de cultivo, cuyos resultados han demostrado la favorable evolución de sus indicadores productivos, de eficiencia e ingresos por exportaciones.

Respecto al impacto positivo de la restitución gradual de capacidades en las industrias láctea y cárnica –aun cuando no abarca la totalidad de las fábricas–, se han favorecido los servicios de vapor, agua y frío, lo cual ha permitido procesar los incrementos en las materias primas agropecuarias.

En las diferentes ramas de la industria alimentaria se ejecutan inversiones por más de 144 millones de pesos, fundamentalmente en las industrias láctea, cárnica, de conservas y jugos, de refrescos y de harina de trigo. Foto: Archivo

Para concretar el programa de desarrollo del ministerio se han definido dos etapas. En un primer momento las actividades claves se concentran en sustituir equipos tecnológicos y de transporte; introducir nuevas tecnologías que aumenten la capacidad y diversifiquen la producción industrial; ampliar la participación de la industria nacional; además de diversificar la oferta y la exportación.

En cuanto a los cítricos y frutales, aun cuando se han ido recuperando algunas producciones, todavía no se logra satisfacer la demanda, entre otros aspectos se señaló que deben completarse las áreas de viveros. Foto: José Manuel Correa

En las diferentes ramas se ejecutan inversiones por más de 144 millones de pesos, fundamentalmente en las industrias láctea, cárnica, de conservas y jugos, de refrescos y de harina de trigo.

Los asuntos vinculados a la calidad, inocuidad, metrología y disminución de la carga contaminante están considerados en las inversiones y el mantenimiento, este último como garantía de la sostenibilidad de la industria.

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros consideró que se le debe dar la mayor prioridad a dicho programa dado su impacto directo en la población.

Recordó las indicaciones dadas por el General de Ejército Raúl Castro Ruz en anteriores reuniones de este tipo referidas a no volver nunca más al estado de deterioro tecnológico en que se encontraban muchas de las industrias de este Ministerio.

Por otra parte, Díaz-Canel Bermúdez adelantó que en próximos chequeos se revisará el tema de la merienda escolar para hacer más eficiente este programa de tanta sensibilidad para la familia cubana.

PROGRAMA ENERGÉTICO

La reunión de chequeo incluyó también el programa energético nacional, el cual ha sido calificado por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba como el más importante para la sostenibilidad de nuestro país.

Raúl García Barreiro, viceministro primero de Energía y Minas, detalló las tareas que se están acometiendo para restablecer la disponibilidad de la generación eléctrica.

Más adelante, el ministro de Energía y Minas, Alfredo López Valdés, realizó una actualización sobre la política para el desarrollo de las fuentes renovables y la eficiencia energética, aprobada en el 2014 y que tiene como objetivos transformar la estructura de las fuentes energéticas, disminuir la dependencia de combustibles fósiles, así como elevar la eficiencia en la generación y la sostenibilidad medioambiental.

Actualmente se trabaja en la ejecución de dos parques eólicos. Foto: Ismael Batista

Con este programa se persigue acrecentar la participación de las fuentes renovables de energía en la generación eléctrica del país.

Según se dijo, actualmente se trabaja en la ejecución de las tres primeras bioeléctricas en centrales azucareros, dos nuevos parques eólicos, 32 parques solares fotovoltaicos, y dos pequeñas centrales hidroeléctricas, que en su conjunto aportarían energía limpia al sistema eléctrico nacional.

En la agricultura se han instalado más de mil sistemas de bombeos solares, fundamentalmente para el sector de la ganadería, y alrededor de 3 000 biodigestores, con el propósito principal de disminuir la contaminación ambiental, sobre todo de los productores porcinos.

Entre otros asuntos, se actualizó acerca del reemplazo de lámparas fluorescentes por LED y de cocinas eléctricas de resistencia por las de inducción; y la instalación de calentadores y paneles solares fotovoltaicos.

Sobre estos temas, Díaz-Canel Bermúdez indicó valorar la posibilidad de acelerar la oferta de equipamiento eficiente para los hogares, lo cual incidirá en la calidad de vida de las personas y en el ahorro de energía eléctrica, y aprovechar las construcciones que ya existen en el país y, donde sea factible, ubicar en sus techos paneles solares.